Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo atentado en Turquía se salda con 13 militares muertos y decenas de heridos

Al menos 13 soldados han muerto y otras 55 personas han resultado heridas, entre civiles y uniformados, a causa del atentado perpetrado este sábado contra un autobús que transportaba militares en la provincia de Kayseri, en el centro de Turquía, según el último balance.
Un coche bomba ha estallado alrededor de las 8.45 (hora local) junto a un autobús público en el que iban civiles y militares fuera de servicio, en una parada cercana al campus universitario de Erciyes, de acuerdo con la prensa local.
El ministro de Interior, Suleyman Soylu, ha indicado, en una rueda de prensa junto a su colega de Sanidad, que 13 personas han muerto y 55 han resultado heridas, 12 de las cuales están en cuidados intensivos, incluidas seis en estado crítico.
El viceprimer ministro Veysi Kaynak ha confesado que lo ocurrido le recuerda al atentado perpetrado hace justo una semana por una milicia kurda contra el estadio de fútbol del Besiktas, en Estambul, que dejó más de 40 muertos y 100 heridos.
Las Policía ha identificado a Burak Yavuz, un joven de 20 años de edad originario de la provincia de Sanliurfa, en el sureste de Turquía --epicentro del conflicto entre las fuerzas estatales y las milicias kurdas-- como uno de los suicidas de Estambul.
El viceprimer ministro Numan Kurtulmus ha revelado que los materiales usados en el coche bomba utilizado este sábado son parecidos a los del doble atentado en Estambul. Siete personas han sido detenidas ya por el ataque terrorista en Kayseri.
ESTRATEGIA TERRORISTA CONJUNTA
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado en un comunicado que "la organización terrorista separatista", término que usa habitualmente para referirse al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), es la responsable de este nuevo atentado.
Erdogan ha sostenido que Turquía es víctima de una estrategia conjunta de las organizaciones terroristas en la región, vinculando así las acciones de las milicias kurdas a las guerras en Siria e Irak contra el Estado Islámico.
"Lucharemos con determinación contra estas organizaciones terroristas con un espíritu de movilización nacional", ha advertido el jefe de Estado, aseverando que ningún atentado logrará detener el "progreso" de la nación euroasiática.
En consecuencia, el ministro de Defensa, Fikri Isik, ha ordenado redoblar los esfuerzos militares contra la insurgencia. "Lucharemos contra esos cobardes con una gran movilización nacional", ha prometido, recogiendo el mensaje de Erdogan.