Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El chavismo instala la Asamblea Constituyente frente al rechazo internacional

La procesión de los constituyentes, con la épica revolucionaria, se encaminaba a la Asamblea Nacional con flores, banderas y música, rumbo al mismo edificio donde trabaja el Parlamento de la oposición. Lo hacían, además, portando las fotos de Bolívar y Chávez para restituirlas, porque la oposición las quitó cuando ganó las elecciones hace año y medio.

La fiesta desatada alrededor por los fieles al chavismo ahogaba las acusaciones de fraude en la votación del pasado domingo. Mucha patria para obviar que hay 40 países que han pedido que esta reunión pseudoilegal no se instale. Y aunque hasta el Papa ha pedido que suspenda la nueva Asamblea, ellos, los leales al Gobierno de Maduro, continúan a lo suyo. “¡En Venezuela no hay hambre, en Venezuela hay libertad!”, llegó a exclamar Delcy Rodríguez, presidenta de la Constituyente.

Mientras, la oposición, dividida y a la deriva, no termina de organizarse. No obstante, hoy recibían la buena noticia de que Antonio Ledezma, el exalcalde de Caracas al que se llevaron en plena noche en pijama, ha vuelto a casa.