Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro muertos tras ser arrollados por un camión en Jerusalén en un ataque terrorista

Cuatro muertos y 15 personas han resultado heridas tras ser arrolladas por un camión en Jerusalén Este, en lo que la Policía israelí, que ha "neutralizado" al conductor, ha descrito como un ataque terrorista.

Los militares fallecidos han sido identificados como tres mujeres y un hombre, todos ellos en torno a los veinte años de edad, según ha confirmado una portavoz policial a Radio Israel. El conductor del camión también ha muerto.
El atacante sería Fadi al Kanabir, quien había estado en las cárceles israelíes. Al Kanabir vivía en el barrio palestino de Jabel Mukabar, anexo a Talpiot. Efectivos del Ejército han asaltado la casa del presunto atacante inmediatamente después del incidente.
Uno de los heridos más graves es una mujer que ha sido trasladada al hospital de Shaare Zedek, inconsciente. El resto de los heridos, 14, han sido repartidos entre este hospital y el centro médico de Shaare Zedek, cuatro de ellos en estado grave y diez con pronóstico leve.
Según un conductor de autobuses israelí, testigo del incidente, el camión arrolló a un grupo de soldados y llegó incluso a dar marcha atrás para rematar a los heridos. El conductor del camión acabó sucumbiendo por los disparos recibidos, de acuerdo con fuentes policiales.
Las primeras imágenes del incidente muestran que el cristal de la cabina del camión ha recibido al menos ocho disparos, la mayoría concentrados en el asiento del conductor.
El portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, ha descrito el incidente como un "ataque terrorista" y ha confirmado que la zona ha sido acordonada. Posteriormente, una portavoz confirmó la naturaleza del suceso "sin género de dudas".
El camión, con matrícula israelí, procedía de la calle Alar, según la portavoz de la Policía del Distrito de Jerusalén, Galit Ziv. "El terrorista vio a un grupo de personas que acababa de bajarse del autobús, aceleró y les arrolló", indicó al diario 'Yedioth Aharonoth'.
REACCIONES
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha señalado que "todos los indicios apuntan" a que el conductor tenía afinidad por la organización yihadista Estado Islámico. Está previsto que este mismo domingo se reúna el Gabinete de Seguridad del Gobierno israelí.
"Todos los indicios apuntan a que el conductor era un simpatizante de Estado Islámico", ha hecho saber el primer ministro. "Sabemos la identidad del atacante, hemos cerrado al paso a su barrio de procedencia, Jabel Mukabar (de mayoría árabe, en el sur de Jerusalén Este), y estamos desarrollando acciones adicionales en las que no voy a entrar en detalle", ha hecho saber a través de un comunicado.
Mientras, el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha elogiado el ataque: ha promocionado la etiqueta #TruckIntifada (#IntifadadeCamiones) a través de Twitter y ha repartido caramelos en Gaza para celebrarlo, informa la agencia de noticias palestina Maan.
"Este ataque con camión demuestra que cualquier intento de poner fin a la resistencia está condenado al fracaso", han destacado las Brigadas Al Qassam, brazo armado de Hamás, a través de Twitter.
Un portavoz de Hamás, Abdulatif Qanou ha destacado el acto "heroico" del atacante como "respuesta natural a los crímenes de la ocupación israelí" y ha animado a otros palestinos a imitarle en una "resistencia" que "puede que sea silenciosa, puede que se posponga, pero que nunca acabará".
El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz, Nickolay Mladenov, ha condenado el ataque: "es lamentable que algunos opten por glorificar estos actos que socavan la posibilidad de un futuro pacífico para palestinos e israelíes". "No hay nada heroico en tales acciones. Pido a todos que condenen la violencia y la incitación, que mantengan la calma y hagan todo lo que puedan para evitar una escalada", ha apostillado.