Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal rechaza la apelación de un exministro del Interior de Mubarak condenado por malversación de fondos

Un tribunal de Egipto ha rechazado este martes la apelación presentada por un exministro de Hosni Mubarak condenado a pena de cárcel, apenas un día después de que las autoridades informaran de que estaba en paradero desconocido, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.
El Tribunal Criminal de El Cairo ha fallado contra el exministro del Interior Habib el Adli, sentenciado a siete años de prisión por malversación de fondos durante su mandato al frente de la cartera, entre 1997 y 2011.
La Fiscalía informó el lunes de que El Adli no se encontraba en su vivienda, donde se encontraba cumpliendo su sentencia a la espera de que se resolviera la apelación, apuntando a que podría haberse fugado, tal y como ha recogido el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.
El Adli fue sentenciado en abril por enriquecimiento ilícito por 2.000 millones de libras egipcias (unos 104 millones de euros) durante el periodo 2000 a 2011, durante el gobierno de Mubarak.
Otros doce cargos del Ministerio del Interior fueron condenados a penas de entre tres y siete años de prisión en este mismo juicio. Otros dos acusados han fallecido durante el proceso judicial.
Los ya condenados deberán además pagar un total de 195 millones de libras egipcias en concepto de multa. Además, deberán restituir 529 millones de libras obtenidos de forma ilícita.
El Adli fue ministro del Interior de Mubarak entre 1997 y 2011. Fue excarcelado en marzo de 2015 tras ser absuelto de un delito de tráfico de influencias para obtener ganancias por 181 millones de libras egipcias.
En 2014, El Adli y otros seis altos cargos fueron absueltos de un delito de complicidad en la muerte de manifestantes durante la revuelta de enero de 2011 que propició la caída de Hosni Mubarak.
En otro proceso, de 2011, El Adli fue condenado a doce años de prisión y una multa de 15 millones de libras egipcias por corrupción y blanqueo de dinero, pero la sentencia fue anulada en 2014.