Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'zar' antiterrorista UE alerta contra el "califato virtual" y una posible fusión de Estado Islámico y Al Qaeda

El coordinador antiterrorista de la UE, el belga Gilles de Kerchove, ha alertado de la gran amenaza de un "califato virtual" pese a los avances sobre el terreno frente a Estado Islámico en Irak y Siria y de la posibilidad de que el Estado Islámico se fusione con Al Qaeda.
De Kerchove ha puesto en valor que el equipo de 20 expertos de la agencia de cooperación policial europea Europol que vigila de forma permanente los contenidos en Internet ha denunciado ya "30.000 sitios ilegales" a los operadores, pero ha insistido en la necesidad de "reducir la propaganda en Internet y desarrollar una contranarrativa" en una entrevista con el diario 'Le Soir', en la que ha alertado del riesgo de que se instale un "califato virtual".
El coordinador antiterrorista de la UE desde 2007 ha admitido el problema que plantea para los servicios de seguridad el hecho que los operadores y proveedores no estén obligados a conservar los metadatos, los datos sobre el tráfico y la localización de usuarios desde el pasado mes de diciembre. "Plante un problema para los servicios de inteligencia o la Policía", ha admitido. "Nos arrancamos los pelos", ha admitido, de forma gráfica.
De Kerchove ha insistido en la necesidad de preocuparse "en el terrorismo de low cost" aunque no hay que olvidar tampoco "que existen todavía organizaciones terroristas" y no ha descartado "una fusión a término entre Estado Islámico y Al Qaeda".
"Hay que invertir más en la prevención", ha reclamado el coordinador antiterrorista europeo, que ha apostado por "formar a los ciudadanos contra la radicalización".
"Pienso que hay que formar también a la gente en la detección de señales de radicalización", ha subrayado, admitiendo que se ha encontrado con casos en los que padres y hermanos "no habían remarcado que sus allegados iban mal". En su opinión, cuando se ve que alguien está con drogas o alcohol se debe tratar de hablar "discretamente" con los padres.