Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hambre amenaza a cientos de miles de haitianos tres meses después del paso del huracán 'Matthew'

Tres meses después de que el huracán 'Matthew' azotase Haití, cientos de miles de personas siguen necesitando asistencia alimentaria, según una alerta de las ONG que hace especial hincapié en la delicada situación de varias zonas en la zona sur del país caribeño.
La ONU ha pedido 139 millones de dólares para atender los retos más urgentes tras el huracán, pero el llamamiento no se ha cubierto en un 38 por ciento. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estima que 806.000 personas tienen necesidades extremas en materia alimentaria y que 750.000 carecen de agua potable.
El director de Oxfam en Haití, Damien Berrendorf, ha advertido en un comunicado de que, aunque el huracán pasó durante apenas unas horas, ha creado "una catástrofe a largo plazo de la que (el país) tardará años en recuperarse". Por este motivo, ha llamado a "actuar" para "evitar que la gente se muera de hambre".
En las zonas más afectadas, ocho de cada diez pesonas subsistían gracias a unas actividades de agricultura y ganadería a las que ahora no pueden recurrir, al menos a corto plazo. 'Matthew' destruyó el 80 por ciento de las cosechas, diezmó ganados y destruyó infraestructuras claves en departamentos como Sur y Grand'Anse.
"El huracán llegó justo antes de la temporada de siembra de noviembre y los agricultores lo han perdido todo. Se han quedado sin cosechas, semillas y tierras", ha lamentado en una nota el director de la ONG CARE en Haití, Jean-Michel Vigreux, que ha reclamado también colaboración internacional.
CARE también ha recordado, además, que el huracán ha causado graves destrozos en viviendas y en servicios básicos como la sanidad y la educación. Unas 1.500 escuelas sufrieron daños debido al temporal y 150.000 niños se han quedado sin ir a clase.