Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diez alimentos que no sabías que se pueden congelar

Patatas fritasGTres

Por lo general, a la hora de comer la mayoría de la gente prefiere los alimentos frescos, con todas sus propiedades y todo su sabor. En ocasiones, estos productos se estropean y se tiran a la basura porque su caducidad es muy corta. Pero investigadores de la universidad de Sainsbury han creado una lista de 10 alimentos que, aunque nunca lo hubieras imaginado, se pueden congelar para su conservación.

Según el diario Daily Mail, los expertos aseguran que muchos alimentos que pensamos que no se pueden congelar si pueden ser conservados de esta manera.
Leche. Es posible congelar la leche para que no se estropee en la nevera, eso sí, lo recomendable es separarla en varios recipientes ya que su volumen se expande cuando se congela.
Los huevos crudos. Los huevos frescos también se pueden congelar en recipientes de plástico o bolsas especiales para tal propósito.
La Fruta. Las posibilidades de la fruta congelada son inmensas. Casi cualquier fruta puede ser congelada para después comerla en batidos o helados.

Salsas. En botellas o recipientes de plástico en los que haya espacio libre para que el líquido se expanda.

La carne cocida. Siempre es recomendable hacerlo en un recipiente de plástico cerrado o envuelta en papel film.
Las verduras. Lo mejor es congelarlas en bolsas con cierre zip y después es posible cocinarlas directamente sin tener que esperar a que se descongelen.

Patatas fritas. Cuando abrimos una bolsa de patatas fritas se puede poner rancia rápidamente. Este tipo de snaks se puede congelar para que se mantengan frescas al menos durante dos meses.

Hierbas. El jengibre, la galanga y la hierba de limón pueden aguantar congeladas entre cuatro y seis meses. Cuando se quiera usar se puede rallar directamente sobre la comida sin necesidad de descongelarla. Otro tipo de hierbas como el romero, el tomillo o la menta se puede congelar separando las hojas y guardándolas en un recipiente de plástico.