Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La esposa del alcalde de Caracas visita a Madrid para denunciar la falta de libertades

La esposa del alcalde de Caracas Antonio Ledezma, Mitzy Capriles, encarcelado desde hace dos semanas, iniciará hoy una visita a Madrid para denunciar la falta de libertades en su país ante autoridades y representantes políticos españoles, han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Mitzy Capriles tendrá una apretada agenda de tres días en la que incluirá varias entrevistas con medios de comunicación. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, será una de las primeras autoridades que se reunirá con ella el miércoles. Un día después, se entrevistará con el presidente de honor del PP y de la fundación FAES, José María Aznar; con el líder del PSOE, Pedro Sánchez ; con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y mantendrá un encuentro con portavoces parlamentarios en el Congreso de los Diputados.
También se verá con los miembros del Intergrupo parlamentario de Derechos Humanos en el Senado, con representantes de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y con una asociación de mujeres venezolanas.
El viernes, Capriles tendrá contacto con el Gobierno. En principio, la recibirá el director general para Iberoamérica del Ministerio de Exteriores, Pablo Gómez de Olea, debido a que el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, estará fuera de viaje.
NI RAJOY NI MARGALLO
El Ejecutivo no quiere elevar el nivel de esta entrevista tras el malestar que causó en el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro la reunión entre el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y Lilian Tintori, la mujer del destacado líder opositor Leopoldo López, en prisión desde hace más de un año acusado de instigar una manifestación contra Maduro que derivó en actos violentos.
Rajoy recibió a Tintori en octubre pasado en la sede del PP, y no en La Moncloa, en un intento de demostrar a Venezuela que esa entrevista la hacía más en calidad de presidente del partido que como jefe del Ejecutivo español.
Pero tras la petición pública que hizo Rajoy pidiendo la liberación inmediata de López, Maduro expresó su malestar llamando a consultas a su embajador en Madrid, Mario Isea, que se acaba de reincorporar a su plaza hace apenas quince días tras una ausencia de cuatro meses.
De ahí que el Gobierno no quiera disgustar de nuevo a Maduro, cuyo Gobierno volvió a amenazar recientemente, aunque con sutileza, a las empresas españolas con represalias por la campaña mediática de desprestigio de Venezuela que Caracas percibe por parte de la prensa española.
Así las cosas, Rajoy no recibirá a Capriles, como tampoco lo hará el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, que derivó la reunión con Capriles a su secretario de Estado para Iberoamérica.
CARACAS ALEGA UN INTENTO DE GOLPE DE ESTADO
Ledezma fue detenido el 19 de febrero por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y un día después fue imputado por los delitos de conspiración y asociación para delinquir. Desde entonces está recluido en la prisión militar de Ramo Verde, la misma en la que permanece López.
El edil capitalino, de 59 años de edad, es uno de los principales líderes de la oposición venezolana y ostenta el cargo de elección popular más importante del país, después de la Presidencia de la República.
Ledezma lleva meses en el punto de mira del Palacio de Miraflores, que le acusa, junto a los líderes opositores Leopoldo López y María Corina Machado, de orquestar un golpe de Estado con la connivencia de actores extranjeros.