Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su agresor sexual se muda a la casa de al lado… ¡y es legal!

Su agresor sexual se muda a la casa de al lado… ¡y es legal!Facebook

El tío de Danyelle Dyer, abusó sexualmente de ella cuando tenía siete años. Después de que fuera condenado y permaneciera en prisión durante varios años, Harold Dwayne ha salido de la cárcel y se ha mudado a la casa de su madre, que está justo al lado de la casa familiar de la joven. Los padres de Danyelle intentaron recurrir a la justicia para evitar que el abusador de su hija se convirtiera en su vecino, pero no hay ningún mecanismo legal que lo impida.

Danyelle Dyer, de 21 años, sufrió hace catorce años uno de sus peores momentos. Harold Dwayne, el hermanastro de su padre, abusó sexualmente de ella en reiteradas ocasiones cuando la joven tan solo tenía siete años.
Dwayne ya había sido condenado por abusar sexualmente de un niño, pero los padres de Danyelle desconocían ese hecho.
Cuando la joven decidió contarles a sus padres los abusos sexuales, Harold fue detenido, condenado y enviado a prisión. “No puedo revivir el momento en el que, mirándole los ojos a mi hija de 7 años, tratando de decirme lo que había sucedido”.
La joven, que está estudiando quinesiología para trabajar con amputados de guerra, pasa la mayoría de los fines de semana en casa de su padre, en Oklahoma (Estados Unidos) y los veranos.
170622140230-04-sex-offender-moves-next-to-victim-exlarge-169
Tras la salida de prisión del condenado, Dwayne se ha mudado a la casa de su madre, la abuela de Danyelle, que vive a escasos metros de la casa familiar de la joven. “Si miro hacia fuera, puedo ver toda la casa de mi abuela. Estamos, tal vez, a 100 yardas -90 metros-  de su casa”, cuenta a la CNN.
Sus padres y ella intentaron que esto no sucedieran, pero como han narrado al citado medio, no hay ninguna medida legal que pueda impedirlo. Después de que la justicia les diera la espalda, el padre colgó carteles por el vecindario avisando a los residentes que un abusador sexual se había convertido en su vecino.
“No quiero que nadie más nunca tenga que pasar por los sentimientos de revivir un trauma como este”, cuenta la joven, quien también asegura que la relación con su abuela ha empeorado desde que ésta apoya a su hijo.