Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una adolescente británica logra que congelen su cuerpo con la esperanza de resucitar

La Justicia británica ha autorizado la congelación del cuerpo de una adolescente de 14 años que falleció en octubre por un raro cáncer y que esperaba poder resucitar en caso de que se encuentre una cura en el futuro para su enfermedad.
"Tengo 14 años y no quiero morir, pero voy a morir. Creo que ser criopreservada me da una oportunidad de ser curada y despertar, incluso dentro de cientos de años", escribió esta joven al juez. La menor no quería ser enterrada tras su fallecimiento y confiaba en "despertar" algún día, según la BBC.
El juez Peter Jackson, que visitó a la adolescente en el hospital, comprobó la "valentía" con la que defendía su deseo. La sentencia, dictada el 6 de octubre pero conocida ahora, antepone los deseos de la menor a la disputa entre sus progenitores sobre el destino del cadáver --sólo la madre respaldaba la congelación--.
El padre mostraba sus dudas no sólo sobre la viabilidad del procedimiento, sino a lo que podría ocurrir si funcionase. "Volvería a la vida en, vamos a decir, 200 años. Podría no encontrar a ningún pariente o recordar cosas y quedaría en una situación desesperada, dado que tendrá sólo 14 años y estará en Estados Unidos", argumentó.
Finalmente, la familia materna ha asumido las 37.000 libras que costaba preservar el cuerpo durante un tiempo indeterminado en unas instalaciones de Estados Unidos. Reino Unido no cuenta con empresas dedicadas a esta práctica, cuya viabilidad pone en duda gran parte de la comunidad científica.