Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 27 adelantan el fondo para empleo juvenil, con 1.900 millones para España

Cumbre europeacuatro.com

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han acordado este viernes acelerar la entrada en vigor del nuevo fondo de 6.000 millones de euros para combatir el paro juvenil y concentrar el gasto en 2014 y 2015, en lugar de en siete años como estaba inicialmente previsto.

España --cuya tasa de paro juvenil (56,4%) es la segunda más alta de la UE, sólo por detrás de Grecia-- será la principal beneficiaria de este fondo, ya que recibirá 1.900 millones de euros en los próximos dos años, según las estimaciones que maneja el Gobierno.
El adelantamiento de los fondos ha quedado despejado gracias al acuerdo final sobre el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 sellado este jueves por el primer ministro irlandés, Enda Kenny, y los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y de la Eurocámara, Martin Schulz.
Los jefes de Estado y de Gobierno han acordado además gastar en empleo juvenil el dinero sobrante del presupuesto comunitario en 2014-2016. Esto podría suponer una cantidad de 8.000 millones de euros adicionales, según ha dicho el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.
Las conclusiones no recogen la propuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que las bonificaciones para contratos juveniles no computen como déficit. "Las decisiones europeas sólo pueden ayudar, pero las principales medidas están en manos de los Gobiernos y los parlamentos nacionales", ha dicho el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen.
Los líderes europeos también han debatido el plan de la Comisión y del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para aumentar la financiación a las pymes de España, Italia y el resto de países del sur. Pero no han aprobado medidas concretas ni financiación adicional.
Bruselas ha propuesto tres alternativas usando los fondos estructurales como aval para movilizar hasta un máximo de 100.000 millones de euros, la opción favorita de España. Pero el Consejo Europeo ha retrasado la decisión hasta julio.