Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un activista ruso denuncia haber sido torturado en prisión tras ser condenado por participar en manifestaciones

El activista ruso Ildar Dadin, condenado a dos años y medio por participar en protestas antigubernamentales, ha denunciado este martes haber sido torturado en prisión, lo que ha llevado a Moscú a asegurar que investigará lo ocurrido.
Alexei Liptser, abogado del activista, ha afirmado que Dadin le ha relatado que fue colgado por las muñecas, amenazado con ser violado y asesinado y que le metieron la cabeza en la taza de un baño, en el marco de estos abusos.
Dadin ha indicado que los abusos comenzaron tras ser trasladado a una prisión de la región de Karelia (noroeste) en el mes de septiembre, donde fue puesto en aislamiento.
En una carta enviada a su esposa a través de Lipster, el activista ha afirmado que los guardias le han agredido en numerosas ocasiones, agregando que un día le quitaron los pantalones y amenazaron "con llevar a su celda a otro preso" para que le violara si no ponía fin a su huelga de hambre.
El sistema de prisiones ruso ha confirmado que Dadin fue puesto en aislamiento por lo que ha descrito como "violaciones del régimen de detención", si bien ha rechazado que fuera torturado o agredido.
"Es imposible que se usaran métodos ilegales, especialmente contra un personaje tan conocido", ha dicho la portavoz del sistema de prisiones, Kristina Belusova, en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC.
"No es la primera vez que vemos esto, gente intentando atraer la máxima atención", ha remachado.
Sin embargo, el portavoz de la Presidencia, Dimitri Peskov, ha afirmado que el caso "merece toda la atención" y que el mandatario del país, Vladimir Putin, será informado.
Dadin fue condenado en diciembre de 2015 bajo una controvertida ley que convierte en crimen la reiterada violación de las estrictas leyes rusas sobre manifestaciones.