Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una activista italiana es acusada de violencia sexual por besar la visera de un policía

Una activista italiana es acusada de violencia sexual por besar la visera de un policíaFacebook

La activista Nina De Chiffre, de 20 años de edad, ha sido acusada por el COISP, sindicato representante de los integrantes de la policía italiana, de violencia sexual después de que durante una manifestación contra una línea ferroviaria del norte de Italia haya trascendido una fotografía suya besando a la visera de uno de los gendarmes que desempeñaban su trabajo en el lugar.

Algo tan inocente como un beso se ha convertido en el epicentro de la polémica en Italia, donde la joven Nina De Chiffre, de 20 años de edad, ha sido acusada de violencia sexual.
Besar la visera de un policía durante la manifestación celebrada para protestar contra la línea ferroviaria que atraviesa los Alpes entre la ciudad francesa de Lyon y la ciudad italiana de Turín ha sido suficiente para movilizar al sindicato denominado COISP, defensor y represente de los integrantes de la policía italiana que ha denunciado el hecho ante la Fiscalía de Turín.
La imagen del momento en que se produjo este hecho trascendió con gran rapidez a través de las redes sociales después de que la propia Nina subiese en Facebook la fotografía que inmortalizaba la escena, que se produjo el pasado 16 de noviembre y ahora, habiéndose hecho viral, conforma la base de toda discusión.
Aunque para muchos simplemente se trata de un gesto que reivindica la naturaleza pacífica de la protesta, la policía ha censurado la acción y Franco Maccari, secretario general de COISP no ha dudado en calificarla como un insulto a un funcionario público. "Si el policía la hubiese besado a ella, hubiese estallado la Tercera Guerra Mundial", asegura, tal y como recoge BBC.
Además, afirma que Nina De Chiffre también se lamió los dedos y tocó tras ello la boca del gendarme.
"¿Qué hubiese pasado si yo le hubiese dado una palmada en el trasero? Se hubiera indignado. Así que, si le hace eso a un hombre cuando está cumpliendo con sus deberes, ¿debería tolerarse?" se preguntó.
El agente Salvatore Piccione, el otro protagonista en la fotografía, aseguró que cuando lleva puesto el uniforme representa a la institución de la policía, y por ello se reafirmó en "la obligación de no reaccionar a la provocación".
Por su parte, la activista Nina, que podría enfrentarse a varios años de cárcel, indignada con el cauce que ha seguido esta situación, ha desmentido que se trate de un mensaje de paz, denunciando que las fuerzas de autoridad golpearon a uno de sus compañeros y añadiendo: "yo colgaría patas arriba a estos cerdos asquerosos".