Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acceso vetado a observadores en muchos países aumenta el riesgo de genocidio y represión en el mundo

Siria es el país en que su población está más en riesgo mientras que Yemen es donde más aumentó el peligro en 2016
Los pueblos vulnerables viven en un riesgo mortal en un número creciente de zonas y países del mundo en las que el acceso de los observadores ha sido vetado, según se desprende del último índice 'Pueblos bajo amenaza 2017' publicado este jueves por Minority Rights Group International (MRG).
El informe, que busca identificar los países que están más en riesgo de sufrir un genocidio, asesinatos masivos o represión violenta sistemática, ha puesto de manifiesto cómo la falta de acceso del mundo exterior permite que se lleven a cabo asesinatos de forma impune en territorios disputados, enclaves militarizados y, en algunos casos, países enteros.
"Cada vez más gobiernos rechazan el acceso a los observadores internacionales, reivindicando que se trata de una injerencia en sus asuntos internos o incluso que no pueden garantizar la seguridad de los observadores. ¿Qué es exactamente lo que están tratando de ocultar?", ha denunciado el director de MRG, Mark Lattimer.
"El aislamiento internacional es un factor de riesgo conocido para el genocidio o el asesinato masivo. Si los gobiernos están evadiendo cada vez más el escrutinio internacional, esto es una preocupación seria", ha reconocido.
Según MRG, allí donde los observadores e investigadores internacionales no pueden entrar, activistas civiles locales han dado la voz de alarma sobre detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos masivos. Según el informe, se cometen violaciones dirigidas contra comunidades por motivos étnicos, religiosos o sectarios.
PAÍSES CON MÁS RIESGO
El listado de los países en los que su población está en mayor riesgo lo encabeza Siria, donde los expertos e investigadores de la ONU no han tenido acceso desde que comenzó el conflicto en 2011. Le siguen Somalia; Irak, donde augura que "el futuro después de Estado Islámico está abocado a ser gobernado por el sectarismo"; Afganistán, y República Democrática del Congo (RDC), donde "de nuevo se están produciendo masacres étnicas gran escala".
En cuanto a la lista de los países donde más ha aumentado la amenaza para los pueblos vulnerables, la encabeza Yemen, donde ambas partes enfrentadas "han violado el Derecho Internacional Humanitario con impunidad".
Según MRG, dos tercios de los países contemplados en este listado están en África. El primero de ellos, y segundo en el ránking, es Libia, "un estado fallido desde la caída del régimen de Muamar Gadafi". A continuación se sitúan Nigeria, que ha rechazado hasta catorce solicitudes de visita de la ONU; y Burundi, cuyo presidente, Pierre Nkukunziza, ha optado por el aislamiento tras lograr un tercer mandato y negado la entrada a una comisión de investigación de la ONU sobre la violencia registrada como consecuencia de ello.
Le sigue entre los cinco países donde más ha aumentado el riesgo en 2016 Eritrea, un país que en sus 25 años de historia no ha celebrado elecciones y en el que, según dictaminó una comisión de la ONU a la que se impidió visitar el país, se han cometido crímenes contra la Humanidad, incluida esclavitud, violaciones y torturas.