Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El yihadista detenido en Alemania es un un marroquí que había huido de España

El yihadista detenido este martes en Stuttgar (Alemania), de nacionalidad marroquí y residente en España, tenía un perfil muy radical con una alta participación en las redes sociales, donde exponía y publicitaba las doctrinas islamistas más extremas y las acciones más violentas que llevan a cabo las organizaciones terroristas que actualmente operan en Siria e Irak.

El detenido huyó de España después de que, el pasado 7 de julio, la Policía detuviera en Arrecife a una mujer acusada de reclutar a mujeres, y también a niñas y adolescentes, a los que facilitaba su desplazamiento a zonas controladas por la organización terrorista Estado Islámico.
Entre otras actividades destaca por ser un activo reclutador a través de sus perfiles en la red, en los que manifestaba los privilegios y ventajas de formar parte del ejercito de combatientes de la organización terrorista DAESH, según ha informado el Ministerio del Interior.
La operación se ha llevado a cabo por agentes de la BKA alemana, en colaboración con la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y de la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, atendiendo a una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) emitida por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.
Se trata de un individuo que llevaba varios meses siendo investigado por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, debido a su relación con otras personas investigadas en las diversas operaciones que han llevado a desarticular una parte del aparato de captación del DAESH en España.
Quería viajar a Siria
Además de captar voluntarios, el detenido había expresado su deseo de viajar a Siria para integrarse en las filas del Estado Islámico. Además, mostraba un alto nivel de influencia sobre otros individuos, llegándoles a invitar a unirse a él en este viaje.
Esta última detención se encuadra en un dispositivo, que continúa abierto, que se inició con la detención el 7 de julio con la detención en Arrecife de una mujer de origen español, y convertida al islam, acusada de llevar a cabo reclutamientos con fines terroristas.