Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades palestinas exhuman los restos mortales del expresidente Yasir Arafat

Un mural con el rostro de Yasir ArafatGTres

Los restos mortales del expresidente palestino Yasir Arafat han sido exhumados este martes con ayuda de expertos forenses franceses con el objetivo de confirmar si el histórico dirigente fue envenenado, como apunta su mujer, Suha, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan. El pasado mes de agosto un tribubal galo abrió una investigación sobre la muerte del líder palestino al haberse encontrado altos niveles de polonio 210, una sustancia radiactiva, en su ropa.

En el proceso han estado presentes varios forenses franceses, así como expertos suizos y rusos, a petición de la Autoridad Palestina.
La exhumación se ha llevado a cabo después de que el pasado mes de agosto un tribunal galo abriera una investigación sobre la muerte de Arafat a raíz de que un instituto suizo revelara que había descubierto altos niveles de polonio 210, una sustancia radiactiva, en la ropa del dirigente, lo que podría sugerir que fue envenenado.
El tribunal francés ha encargado a la Fiscalía palestina que recabe las pruebas para la investigación y los forenses franceses asesorarán a los expertos palestinos. El cuerpo de Arafat, que está enterrado en la Mukata, la sede de la Presidencia, volverá a ser enterrado en un funeral militar.
Aunque la viuda de Arafat, Suha, respalda la exhumación, otra parte de la familia Arafat está en contra. Su sobrino y alto cargo de Al Fatá, Naser al Kidwa, ha subrayado que "no hay justificación" para su exhumación ya que la familia "conoce la verdad" y la "decimos abiertamente: nuestro líder, nuestro fundador fue asesinado con veneno por Israel".
Muerte misteriosa
El que fuera presidente de la Autoridad Palestina falleció en noviembre de 2004 en París a los 75 años de edad, unos días después de ser ingresado. Fue el fundador del movimiento Al Fatá, que se uniría a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y más tarde se convertiría en partido.
Líder de las guerrillas palestinas y considerado un traidor por los grupos más radicales por aceptar en la década de 1970 la existencia de Israel, negoció los Acuerdos de Madrid y de Oslo de los años noventa, la opción más clara de paz a la que estuvieron a punto de llegar Israel y los Territorios Ocupados Palestinos en 60 años de conflicto.
Ocho años después, se desconoce la verdadera causa de la muerte de Arafat, ya que los médicos franceses que lo trataron dijeron que no habían podido establecerla, aunque entonces los medios hablaron de una enfermedad relacionada con el riñón o de cáncer.
Los medios de comunicación sugirieron después de su fallecimiento que el responsable podría ser el Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel.
Arafat estuvo encerrado desde diciembre de 2001 en su residencia en Ramala después de que el Gobierno israelí decidiera restringir su libertad de movimientos como castigo por su presunta implicación en las acciones armadas de las facciones palestinas. En octubre de 2004 permitió que se marchara por motivos de salud.