Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estado de Washington abre una investigación sobre una posible fuga radiactiva en la planta nuclear de Hanford

Las autoridades del estado estadounidense de Washington han abierto una investigación sobre la posible fuga de sustancias radiactivas del almacén de residuos nucleares de Hanford, donde se hundió un túnel el 9 de mayo, tras hallar restos de radiación en un robot de búsqueda y en la ropa de uno de los trabajadores.
"Se han cumplido los mecanismos de limpieza establecidos, incluida la confiscación de la ropa contaminada. Tras un exhaustivo examen, el trabajador no presentó más rasgos de contaminación", ha indicado un representante de la empresa que utiliza las instalaciones de Hanford, según ha recogido la cadena de televisión CNN.
Las autoridades del estado de Washington se han puesto en contacto con el Ministerio de Energía de Estados Unidos para abrir una investigación y determinar si el almacén, que constituye el más grande de Estados Unidos, supone una amenaza.
A principios de mayo, el desprendimiento de un túnel que contenía residuos radiactivos se desplomó, lo que provocó la completa evacuación del personal en el marco de un accidente que se saldó sin ninguna víctima.
Las autoridades anunciaron entonces que no se había producido ninguna fuga y que el túnel había sido sellado con éxito. El almacén contiene residuos nucleares resultantes de experimentos realizados bajo el programa nuclear estadounidense.
El Departamento de Ecología de Washington ha señalado que el almacén nuclear del complejo de Hanford, que fue construido durante la Segunda Guerra Mundial, contiene 211.000 metros cúbicos de residuos. La planta se encuentra en el sur de Washington, a unos 72 kilómetros de la localidad de Yakima.
Las autoridades locales han solicitado al Departamento de Energía de Estados Unidos que lleve a cabo una investigación al respecto para esclarecer la seguridad de la zona.
"Instamos a que se realicen las evaluaciones pertinentes sobre una posible fuga en las instalaciones nucleares de Hanford", ha aseverado la directora del Departamento de Ecología de Washington, Maia Bellon.