Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela, el segundo país más violento del mundo, según una ONG local

Venezuela ha sido este año el segundo país más violento del mundo, por detrás de El Salvador, según un informe elaborado por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que atribuye el auge de los homicidios a la represión gubernamental y a "delitos vinculados al hambre".
De acuerdo con el OVV, en 2016 la nación caribeña ha registrado una media de 91,8 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que arroja un total de 28.479 fallecidos entre las víctimas de homicidios, los casos de "resistencia a la autoridades" y las muertes violentas cuya motivación todavía se desconoce.
Estos datos sitúan a Venezuela en el 'número dos' del ranking de países violentos. Por delante se encuentra El Salvador, con 100 homicidios por cada 100.000 habitantes, mientras que la tercera posición es para Honduras, con 60.
Para el OVV estas cifras se deben a que en Venezuela este año "el delito ha incrementado su violencia y letalidad y las respuestas dadas, tanto por los cuerpos de seguridad del Estado como por los ciudadanos, muestran manifestaciones de violencia y contravención de la ley".
"La persistencia de los factores" que están en el origen de la violencia se han sumado a "nuevos componentes": delitos vinculados al hambre como resultado de la imposición de políticas económicas equivocadas que desencadenaron una severa crisis de carestía y escasez de alimentos; los linchamientos por parte de la población; y las acciones militares y policiales que emprendió el Gobierno".
El OVV ha sostenido que "esta dolorosa situación de violencia y criminalidad que vive la sociedad venezolana no es una irreversible maldición del destino, sino el resultado de políticas públicas equivocadas".
"Con la voluntad y cooperación de los venezolanos, de todos los sectores sociales y de todos los colores políticos podemos modificarla y construir una sociedad democrática donde se respeten los derechos a la vida, la integridad personal y la libertad de todas las personas", ha defendido.
El OVV ha elaborado este informe "con datos obtenidos de fuentes primarias oficiales y con las informaciones recabadas por grupos de investigación de seis universidades nacionales en los seis observatorios regionales: la UCAT en San Cristóbal, la UDO en Cumaná, la UCLA en Barquisimeto, la UCAB en Guayana, la ULA en Mérida y la UCV en Caracas".
La ONG ha explicado que, "ante la censura oficial de información sobre criminalidad y seguridad ciudadana", las universidades han trabajado durante una década "buscando formas alternativas e independientes de información, combinando datos primarios con fuentes secundarias y proyecciones estadísticas".
"Ya son trece años en los cuales el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Ministerio para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, incumplen su obligación de entregar a la sociedad la información oficial sobre delitos conocidos por la Policía", ha reprochado.