Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de semana crítico y decisivo en Venezuela

La toma de Venezuela convocada por la oposición pretendía ser la madre de todas las manifestaciones, pero ha sido sustituida por los llamados ‘trancazos’, como así llaman en Venezuela a los cortes de las avenidas y calles. La amenaza del presidente Nicolás Maduro parece que ha hecho mella en la voluntad de los manifestantes ya que aseguró que quienes participasen en marchas de protestas serían detenidos y se enfrentarían a penas  entre 5 y 10 años de cárcel. Pero lejos de amedrentarse, los grupos de jóvenes venezolanos se siguen enfrentando a la Policía en una especie de guerra de guerrillas urbana.  La oposición sigue llamando a tomar las calles del país, pero a través de concentraciones en señal de protesta contra la elección de mañana de la Asamblea Constituyente  y con la que Maduro pretende cambiar la constitución. Tras más de 100 días de protestas y 114 muertos el clima de violencia y tensión continúa creciendo hasta el punto que Estados Unidos va a evacuar a los familiares del personal de su embajada y ha dado libertad a sus diplomáticos para abandonar el país.