Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela pide "negociaciones directas" con sus socios de MERCOSUR para zanjar la crisis

Venezuela ha solicitado "negociaciones directas" con los demás estados miembro del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) para zanjar la crisis interna que ha llevado a la suspensión temporal de la nación caribeña por no cumplir sus compromisos con la organización regional.
La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha difundido este lunes por Twitter la carta que ha enviado a sus socios de MERCOSUR --Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay-- para, tal y como anunció la semana pasada, activar el mecanismo de resolución de controversias.
"Venezuela, en estricto apego a la normativa y fuentes jurídicas del MERCOSUR, y en ejercicio pleno de sus derechos como Estado parte, ha solicitado el inicio de negociaciones directas contempladas en el Protocolo de Olivos para la solución de controversias", reza la nota.
La jefa de la diplomacia venezolana ha propuesto que este mismo lunes, 5 de diciembre, arranquen las negociaciones entre los países del MERCOSUR en la capital uruguaya, Montevideo, que sirve de sede de la secretaría general del bloque económico.
Los otros cuatro miembros del MERCOSUR comunicaron el pasado viernes a Venezuela a través de una nota oficial "el cese del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado parte" por no asumir el acerbo regional.
Venezuela se ha resistido a trasladar a su legislación nacional un paquete de 130 normas regionales que considera "inadmisibles". Entre ellas se incluyen cuestiones sobre el respeto y la protección a los Derechos Humanos
Desde que se desató la crisis en la el bloque económico, el pasado verano, Maduro ha acusado a los nuevos gobiernos en Brasil y Argentina --ahora de derecha-- de impulsar un cambio de rumbo en MERCOSUR para aislar a Venezuela.