Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela condena la expulsión de su embajador en Lima y señala a Kuczynski como "enemigo"

Caracas ordena la retirada del encargado de negocios de Perú en el país
El Gobierno de Venezuela ha condenado este jueves la expulsión del país de Diego Molero, embajador venezolano en Lima, y ha asegurado que el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, se ha convertido en un "enemigo de Venezuela".
En el marco de lo que supone un aumento de la tensión entre ambos países, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela ha señalado en un comunicado que el embajador se encuentra en Venezuela, donde "mantiene su respeto y cariño por el pueblo peruano, que siempre demostró su afecto y estima por Venezuela".
"El Gobierno venezolano seguirá profundizando en las relaciones con el pueblo peruano a pesar de las terribles acciones de la élite que Gobierna Perú", ha indicado el Ministerio en relación a las medidas tomadas por Lima como respuesta a la "ruptura del orden democrático en Venezuela".
"La verdadera voluntad de unión latinoamericana no podrá ser intervenida por decisiones mezquinas y destempladas propias del imperialismo, que violentan el Derecho Internacional y la autodeterminación de los pueblos", señala el documento.
Según las autoridades venezolanas, "en virtud de la medida adoptada por Perú, el Gobierno se ve en la lamentable obligación de expulsar al encargado de negocios de Perú en Venezuela, que dispondrá de cinco días para abandonar el país".
El Ministerio de Exteriores peruano confirmó este jueves en un comunicado la expulsión del embajador Molero, que tiene "un plazo máximo de cinco días" para abandonar el país. Perú ya había retirado en marzo a su embajador en Venezuela como señal de rechazo.
Con este nuevo gesto, el Gobierno de Kuczynski intenta ratificar "su firme disposición de continuar contribuyendo a la restauración de la democracia en Venezuela".