Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela acusa a la "triple alianza" de intentar destruir MERCOSUR con "artimañas antijurídicas"

Venezuela ha rechazado este miércoles la declaración conjunta de los estados miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), en la que le conceden una prórroga para incorporar el acervo normativo, y ha acusado a la "triple alianza" de intentar destruir el bloque económico con "artimañas antijurídicas".
Argentina, Paraguay y Brasil --la "triple alianza" de la derecha a la que se refiere Venezuela-- y también Uruguay han anunciado que han decidido dar de plazo hasta el próximo 1 de diciembre al Gobierno de Nicolás Maduro para que adapte su ordenamiento jurídico al cuerpo normativo de MERCOSUR.
Esta falta de trasposición es la principal razón que esgrimen Argentina, Paraguay y Brasil --además de las supuestas violaciones de los Derechos Humanos y la ruptura democrática-- para oponerse a que Venezuela asuma la Presidencia temporal que recibió el 29 de julio de Uruguay.
"Venezuela, en ejercicio pleno de la Presidencia pro témpore de MERCOSUR, y en resguardo de sus tratados, rechaza declaración de la triple alianza (...) que vulnera la legalidad de la organización" regional, ha dicho la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, en su cuenta oficial de Twitter.
La jefa de la diplomacia venezolana ha avanzado que el Palacio de Miraflores "pronto" expondrá "la verdad sobre el acervo normativo de Venezuela y del resto de los estados parte, así como las acciones para proteger MERCOSUR".
"Pretender destruir MERCOSUR mediante artimañas antijurídicas es reflejo de la intolerancia política y la desesperación de los burócratas", ha afirmado, oponiendo esta práctica a "la diplomacia bolivariana de paz" puesta en marcha por Venezuela.
Esta crisis interna en MERCOSUR evidencia el cambio de tendencia regional hacia el Gobierno de Maduro, propiciado por el ascenso de nuevas fuerzas políticas en estos países, en reemplazo de la antigua órbita 'chavista'.