Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela y Paraguay se cruzan reproches en el Consejo de DDHH de la ONU

Venezuela y Paraguay han promovido este jueves la adopción de dos declaraciones en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en las que se acusan el uno al otro de abusos, en el marco de la disputa por el liderazgo del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).
Paraguay ha sacado adelante una declaración apoyada por otros 28 países, entre ellos Estados Unidos, en la que condenan "la violencia independientemente de su origen", en alusión a los enfrentamientos en manifestaciones en Venezuela.
Los firmantes se ofrecen incluso a mediar para "resolver las urgentes necesidades del pueblo venezolano, preservar la paz y seguridad y garantizar el pleno respeto a los Derechos Humanos, la separación de poderes y la consolidación de una democracia representativa"
En concreto, han expresado su preocupación "por las graves y reiteradas denuncias sobre la represión de las voces de la oposición y de miembros de la sociedad civil venezolana, las detenciones arbitrarias, las desapariciones forzadas y el uso de la fuerza excesiva contra manifestantes pacíficos y periodistas".
Los firmantes han urgido a Gobierno y oposición a embarcarse "de buena fe" en "un diálogo nacional inclusivo que permita identificar soluciones duraderas en un ambiente de paz y respeto mutuo", recalcando la importancia de que ambas respeten "las formas pacíficas de expresión".
Por su parte, Venezuela ha contestado con una votación para condenar esta declaración y emitir otra en la que recrimina el comportamiento del Gobierno de Horacio Cartes frente a las manifestaciones de los paraguayos en su contra, según ha informado la Cancillería venezolana.
Este enfrentamiento entre Asunción y Caracas tiene su origen en la oposición de Paraguay, Argentina y Brasil a que Venezuela ejerza la Presidencia pro tempore de MERCOSUR, esgrimiendo para ello cuestiones técnicas y la situación política en Venezuela.