Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela exige a EEUU que proteja a su personal diplomático de la "violencia fanática"

Venezuela ha exigido a Estados Unidos que proteja a su personal diplomático de la "violencia fanática", después de que el embajador del país iberoamericano en Naciones Unidas, Rafael Ramírez, fuera increpado el fin de semana por un grupo de venezolanos mientras comía con su familia en un restaurante de Brooklyn, Nueva York.
De acuerdo con el comunicado publicado por la misión diplomática, Ramírez y su familia fueron abordados por dos venezolanos identificados como Tatiana Low y Gabriel Manzano, que le reprocharon la crisis que sufre la nación caribeña. "¡Asesino!", le gritaron, según un vídeo de los hechos difundido por redes sociales.
"Ramírez no cayó ante la provocación montada, pero hizo frente junto a su familia a la agresión en defensa de los niños que lo acompañaban y que estuvieron presentes durante lo ocurrido, cuyas edades oscilan entre los ocho meses y los 15 años", ha detallado la Embajada.
La Policía de Nueva York intervino a petición de Ramírez y notificó lo ocurrido al Departamento de Estado de Estados Unidos, "ambos cuerpos responsables de la seguridad de los diplomáticos en territorio norteamericano", subraya la nota oficial.
El Gobierno de Nicolás Maduro ha denunciado que "es la segunda vez que la Misión de Venezuela en Naciones Unidas es sujeto de ataques de la violencia opositora". "La primera situación ocurrió en la sede de la Misión, cuando un sujeto entró en el edificio y agredió a dos funcionarios", ha recordado.
El Ministerio de Exteriores venezolano ha emitido otro comunicado en el que "exige al Gobierno de Estados Unidos el respeto a las garantías e inmunidades previstas para el personal diplomático contempladas en la Convención de Viena de 1961, teniendo presente su calidad de país sede de la ONU".
Además, ha reclamado "la aplicación de las sanciones previstas en estos casos contra los agresores del personal diplomático acreditado y sus familiares".
"La violencia fanática ejercida contra representantes del cuerpo diplomático y sus familiares acreditados en ese país refleja la campaña de odio y agresión cotidiana proyectada sobre nuestra nación", ha denunciado el Palacio de Miraflores.
Este incidente se enmarca en la grave crisis política que sufre Venezuela, que se ha saldado con más de 90 muertos y miles de heridos y detenidos por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes en las calles de Caracas y otras importantes ciudades.