Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela acusa a Colombia de mantener "estrechas relaciones" con la oposición y de "conspirar contra la paz"

El Gobierno de Venezuela ha vuelto a acusar a Colombia de intervenir "sistemáticamente" en sus asuntos internos y ha asegurado que el Ejecutivo de Juan Manuel Santos mantiene "estrechas relaciones" con la oposición venezolana y que está conspirando "contra la paz" en el país.
En un comunicado, el Gobierno de Nicolás Maduro ha señalado que el gabinete del presidente Santos "viene interviniendo sistemáticamente en los asuntos internos de Venezuela, tanto a nivel bilateral como multilateral", efectuando "gestiones internacionales para propiciar una intervención en Venezuela".
Asimismo, ha señalado que Santos "mantiene estrechas relaciones con la oposición venezolana", a la que apoya "de diversas maneras". "Y conspira contra la paz en Venezuela, mientras el Gobierno venezolano ha propiciado, de manera determinante, la paz en Colombia", ha lamentado.
El Ejecutivo de Maduro ha recordado la "gravedad" que supone "infringir principios fundamentales del Derecho Internacional tales como la no injerencia en los asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y el respeto a la soberanía de los Estados".
Así, ha pedido a Santos que "cese" en sus "acciones injerencistas" y, por el contrario, emprenda un "nuevo rumbo de paz, respeto y buenas relaciones bilaterales en favor de la prosperidad" de ambos pueblos.
Santos llamó este fin de semana a que Maduro se sentara con la oposición para negociar "una salida pacífica y negociada" a la crisis social y política que vive el país, proceso para el cual ofreció la ayuda de Colombia y de la comunidad internacional.
Tan sólo unos días antes, el Gobierno colombiano volvió a criticar el "alto grado de conflictividad y violencia" existente en Venezuela en los últimos tres meses y, en particular, condenó los ataques registrados el martes contra la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la Fiscalía General y la Asamblea Nacional, tres actos separados.