Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven muere de un tiro en la cabeza en una manifestación antigubernamental en Venezuela

Protestas en VenezuelaEFE

Un joven ha muerto de un tiro en la cabeza en medio del enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y manifestantes antigubernamentales que se ha producido en la madrugada del sábado en la ciudad de Puerto Ordaz, en el estado de Bolívar, sur de Venezuela.

Según ha informado 'El Nacional', se trata de Arquímedes González, que recibió un disparo en la cabeza mientras participaba en la construcción de una barricada a la altura de la urbanización Arivana.
El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ha descartado que se trate de una muerte relacionada con las manifestaciones antigubernamentales, ya que ha apuntado al robo como móvil.
Sin embargo, vecinos consultados por el diario venezolano han relatado que fue asesinado por miembros de las fuerzas de seguridad por participar en las 'guarimbas', como se conoce popularmente a las pandillas callejeras.
De confirmarse estos testimonios, sería la 30ª víctima mortal de la ola de violencia que se desató el pasado 12 de diciembre en Caracas. Horas antes, un miembro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se ha sumado a este trágico balance tras recibir dos disparos en Bolívar.
CRISIS VENEZOLANA
La crisis política en Venezuela se desató hace un mes, cuando arrancaron las protestas antigubernamentales y la represión de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad y de civiles armados, lo que ha dejado --según cifras oficiales-- 28 muertos, 365 heridos y cientos de detenidos.
Desde entonces, detractores y seguidores del Gobierno han marchado casi a diario para repudiar las acciones del contrario y llamar a un diálogo que aún no se ha producido porque la oposición exige antes la liberación de los detenidos, el desarme de los grupos pro gubernamentales y el fin de la represión.
La inestabilidad de Venezuela ha llevado a sus vecinos regionales a reunirse para buscar una solución. La Organización de Estados Americanos (OEA) se ha limitado a hacer un llamamiento al diálogo, a pesar de que Panamá había solicitado medidas efectivas, lo que ha llevado a Venezuela a romper las relaciones bilaterales.
La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) ha ido un paso más allá, expresando su respaldo al Gobierno de Maduro y anunciando la creación de una comisión conformada por los ministros de Exteriores del bloque regional para acompañar el diálogo en el marco de la Conferencia Nacional por la Paz.