Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veintiocho muertos en un ataque a un colegio en el noreste de Nigeria

Hombres armados, supuestamente islamistas, mataron a 27 estudiantes y a un profesor en un internado en la localidad de Potiskum, en el noreste de Nigeria, el sábado, dijo una fuente policial. Los atacantes incendiaron edificios y dispararon contra los alumnos que intentaban huir, dijo la fuente a Reuters por correo electrónico. Varios de los estudiantes estaban siendo atendidos por quemaduras.

Se trata del asalto con más muertes de los tres registrados recientemente contra colegios desde que el Ejército lanzó una ofensiva en mayo para intentar aplastar a Boko Haram, un grupo insurgente islamista cuyo apodo se traduce como "la educación occidental es pecado" en lengua hausa.
Potiskum se encuentra en el estado de Yobe, uno de los tres a los que afecta el estado de emergencia declarado por el presidente Goodluck Jonathan en mayo, cuando ordenó enviar a más tropas a la región para intentar sofocar una revuelta considerada como la mayor amenaza para la seguridad del mayor productor africano de petróleo.
La fuente policial respondió por correo electrónico ya que la red de telefonía móvil quedó cortada en buena parte del noreste del país dentro del estado de emergencia.
Los ataques han incrementado los temores de que la ofensiva militar de siete semanas haya empujado a los militantes que buscan un estado islámico en el noreste de Nigeria a ocultarse, pero no han dejado de lanzar devastadores ataques.
Supuestos islamistas abrieron fuego contra un colegio en Maiduguri, en el noreste del país, el mes pasado, matando a nueve estudiantes, y un asalto similar contra otra escuela de Damaturi mató a siete hace unos días.
Las fuerzas nigerianas dicen que su ofensiva les ha permitido retomar el control del remoto noreste de manos de Boko Haram, destruir sus bases clave y arrestar a docenas de sospechosos.