Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uribe solicita a la Fiscalía que investigue si hay vínculos entre el 'caso Odebrecht' y la campaña de Santos

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe ha solicitado a la Fiscalía del país que investigue si existen lazos entre el 'caso Odebrecht' y la campaña del actual mandatario, Juan Manuel Santos, en 2014.
En un comunicado publicado este miércoles, bajo el título 'Varias almendras: Primera Parte', Uribe ha vuelto a reconocer que "personas vinculadas" a su Gobierno aceptaron sobornos de la empresa brasileña, en referencia al que fue director del Instituto Nacional de Concesiones (INCO) y su viceministro de Transporte, Gabriel García Morales.
"He condenado sin vacilación que personas vinculadas a mi Gobierno, como Gabriel García, hubieran sido sobornadas", ha escrito al inicio de su texto, señalando que ha pedido que se tomen "las más estrictas decisiones" sobre cualquiera de sus ministros que hubiera recibido sobornos.
Sin embargo, ha acusado al Gobierno de Santos de recibir "una suma aproximada a 600.000 millones de pesos (unos 192 millones de euros) en vísperas del proceso electoral de 2014" con un contrato adjudicado a la brasileña para realizar un tramo de la Ruta del Sol.
Señalando varias irregularidades en la adquisición, Uribe ha afirmado que ha solicitado a la Fiscalía que investigue "si ese contrato y la adición presupuestaria violaron la ley de garantías electorales".
Asimismo, ha pedido que se constate si uno de los actuales miembros del Gobierno de Santos, Enrique Riveira, ejerció presión para que este contrato fuera adjudicado a Odebrecht. "Es necesario conocer qué relación tuvieron estos dineros con la campaña de 2014", ha apuntado.
La constructora Odebrecht y su filial petroquímico, Braskem, admitieron en diciembre, mediante un acuerdo de delación compensada firmado con autoridades estadounidenses, que habían pagado más de mil millones de dólares en sobornos a funcionarios y representantes de partidos políticos de doce países.