Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca la fase contra las mafias de tráfico de inmigrantes en el Mediterráneo

Detenidos en Italia ocho de presuntos traficantes por la última tragedia en el MediterráneoREUTERS

La operación naval que la Unión Europea lanzó en el Mediterráneo el pasado mes de junio para combatir a las mafias que trafican con inmigrantes comenzará su fase operativa a partir de este miércoles 7 de octubre para detener, incautar e inutilizar las embarcaciones que utilizan en aguas internacionales, según han confirmado fuentes diplomáticas y militares.

La misión, lanzada el 22 de junio pasado, se ha centrado hasta ahora centrada en la recogida de inteligencia sobre los traficantes y su modo de operar. Ahora pasará a "abordar e incautar barcos" y "arrestar a traficantes" en "aguas internacionales", para lo que no necesitaría contar con el visto bueno de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.
Ésta sí sería necesaria para poder actuar contra los traficantes y sus embarcaciones en aguas territoriales libias y en caso necesario para llevar a cabo acciones en tierra en Libia, especialmente contra los depósitos utilizados por los traficantes, según fuentes militares.
"Hay una disposición legal que nos permite destruir a estos barcos en alta mar cuando estos barcos suponen un peligro para la navegación civil", han explicado las fuentes, que no han descartado que en algunos casos las embarcaciones de los traficantes se puedan destruir en "la costa europea".
El comandante de la operación, almirante italiano Enrico Credendino, ha trasladado a los Veintiocho la necesidad de lanzar la operación "a principios de octubre" para "ser eficaces" porque con la llegada del invierno "los flujos migratorios se reducirían y por tanto la acción contra los traficantes y contrabandistas sería mucho menos eficaz", según fuentes diplomáticas.
LAS CONTRIBUCIONES
España aportará una fragata con un helicóptero y un hospital Role 1 y un avión de patrulla marítima P3 Orion para la operación, que dirige Italia desde el buque insignia, el portaaviones Cavour.
Alemania aporta una fragata y un buque de reavituallamiento, Reino Unido aporta una fragata y ha ofrecido otro buque auxiliar y Bélgica y Francia también envía una fragata cada uno, mientras que Suecia aporta una corbeta y Eslovenia un patrullero, según fuentes militares.
La misión, que alcanzó su plena capacidad operativa el pasado 27 de julio, cuenta con otros cinco aviones y helicópteros. Francia y Luxemburgo aportan un avión cada uno, mientras que Italia aporta dos helicópteros y otro Reino Unido.
ITALIA JUZGARÁ A LOS TRAFICANTES
Italia se encargará de juzgar a los traficantes de inmigrantes detenidos en el marco de la operación europea, lanzada en junio, según han confirmado fuentes militares y diplomáticas.
Las normas de enfrentamiento autorizadas limitan al máximo el uso de la fuerza, en legítima defensa y de forma proporcional, teniendo en cuenta no obstante que algunos traficantes van armados con Kalashnikov, según fuentes diplomáticas y militares. "No se va a poner en riesgo la vida de inmigrantes para capturar a ningún traficante", han explicado fuentes militares.
La misión, que podría haber actuado ya al menos en una veintena de veces contra traficantes en las últimas semanas si la fase dos ya estuviera activada y ha contribuido a salvar ya más de 2.000 vidas, deberá recibir el visto bueno del país donde está registrado el barco sospechoso para poder realizar el abordaje según estipula la Convención de la ONU de la Ley del Mar y siempre primará minimizar el riesgo para los inmigrantes a bordo.
La UE confía en que el Consejo de Seguridad de la ONU respalde una resolución que avale su operación contra las mafias, según fuentes diplomáticas, que han explicado que se negocia en base a un borrador de resolución que no autorizaría a "utilizar todas las medidas" sino "medidas conmensurables según las circunstancias" y falta por ver "la referencia" al capítulo VII de la Carta de la ONU que autoriza al uso de la fuerza.