Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Unión Europea aporta 7 millones de euros adicionales a UNICEF para apoyar su labor en Irak

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha recibido una nueva contribución de siete millones de euros por parte de la Unión Europea para apoyar el trabajo de la agencia en Irak, donde al menos once millones de personas, la mitad de ellas niños, necesitan ayuda humanitaria.
"Esta generosa contribución de la Unión Europea en un momento tan crítico permitirá que UNICEF continúe proporcionando ayuda a las familias de Irak, dando esperanzas para que todos los niños tengan un futuro mejor", ha asegurado en una nota de prensa el representante de UNICEF en Irak, Peter Hawkins, advirtiendo de que las familias siguen huyendo de los combates en Mosul y de que las condiciones del invierno agravan la vulnerabilidad de los niños.
La nueva contribución por parte de la Dirección General de Protección Civil y Operaciones Humanitarias de la Comisión Europea (ECHO) aumenta su ayuda total a UNICEF en Irak en 2016 hasta los 20 millones de euros.
"Es importante que la UE preste ayuda a los niños afectados por el conflicto en Irak, muchos de los cuales se han ido sin educación, vacunas y otras ayudas durante más de dos años", ha señalado el director de operaciones de ECHO para Europea, vecinos del Este y Oriente Próximo, Jean Louis de Brouwer.
Los programas financiados por la Unión Europea proporcionan alimentos, agua y suministros de higiene a las familias recién desplazadas. El apoyo de la UE también impulsa los proyectos de salud, agua y saneamiento, educación ante emergencias, protección de la infancia y asistencia para el invierno.
Más de tres millones de personas han sido desplazadas en Irak. Se estima que si las operaciones militares continúan, cerca de 1,2 millones de personas podrían ser forzadas a abandonar sus hogares en 2017.