Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos alerta sobre la violencia en Sudán del Sur y pide apoyos para imponer un embargo

Estados Unidos se ha mostrado muy alarmado ante los niveles de violencia que se están registrando en Sudán del Sur en los últimos meses, y ha hecho un llamamiento internacional para imponer un embargo de armas sobre el país, de acuerdo con el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, que ha publicado un comunicado este lunes.
"Estados Unidos está muy alarmado por la violencia que está teniendo lugar en la región de Ecuatoria de Sudán del Sur y tememos que se salga fuera de control", ha señalado Toner en el comunicado. "La situación es intolerable y empeorará la crisis humanitaria, que ya es lo suficientemente grave hoy en día", ha añadido.
Estados Unidos ha confirmado que alrededor de 1.900 casas han sido destruidas en la región de Ecuatoria Central desde el mes de septiembre. Toner también ha acusado al Gobierno del actual presidente sursudanés, Salva Kiir, de haber autorizado el despliegue de más de 4.000 milicianos en el área, lo que provocará "un aumento de la posibilidad de que se produzcan más enfrentamientos con la oposición armada y ataques contra civiles inocentes".
En el comunicado, el Departamento de Estado norteamericano ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para imponer un embargo de armas al país, con el objetivo de intentar frenar la violencia en la que es la nación más joven del mundo.
Estados Unidos está teniendo importantes dificultades a la hora de conseguir el número de votos necesarios en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para imponer un embargo de armas en Sudán del Sur. "No podemos dar la espalda a estos crímenes y debemos asegurarnos de que todos aquellos que ordenen, inciten o perpetren violencia en contra de los civiles paguen su precio", ha concluido Toner.