Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos insta a Serbia y a Kosovo a evitar la "retórica peligrosa"

Estados Unidos ha instado a Serbia y a Kosovo a evitar la "retórica peligrosa" y a seguir trabajando para lograr la "normalización de las relaciones", después de que la tensión entre ambas partes se haya recrudecido por el arresto en Francia del ex primer ministro kosovar Ramush Haradinaj.
Belgrado y Pristina se habían comprometido en un diálogo mediado por la UE. La Embajada de Estados Unidos en Kosovo ha respaldado estas conversaciones y ha asegurado que, aunque está satisfecho por la ausencia de "confrontaciones", el "aumento del nacionalismo no beneficia a nadie".
"Instamos a todas las partes a evitar la retórica peligrosa a seguir trabajando para la normalización de relaciones y la mejora de las vidas de los ciudadanos de ambos países", ha asegurado la Embajada, que ha descrito a Kosovo como "un país soberano e independiente" --en contra del criterio de Serbia--.
En este sentido, también ha reconocido "el derecho de Kosovo a gestionar quién y qué cruza sus fronteras", después de que las autoridades rechazasen la entrada de un tren pintado con los colores nacionales de la antigua metrópoli y en el que se podía leer: "Kosovo es Serbia".
El presidente kosovar, Hashim Thaci, ha acusado a Serbia de planear la anexión de la zona norte de Kosovo utilizando "el modelo de Crimea", en alusión a la península ucraniana que se anexionó a Rusia en 2014. En la parte septentrional de Kosovo reside una minoría serbia de entre 40.000 y 50.000 personas que no reconoce a Pristina como su capital.