Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez muertos en los enfrentamientos entre prorrusos y ucranianos en Slaviansk

Cuarto día de ofensiva militar contra Slaviansk. Los soldados ucranianos atacan y las milicias prorrusas se están retirando de las afueras de la ciudad y han conseguido derribar un helicóptero. Sus tripulantes de han salvado de morir porque el aparato ha caído a un río. Aún así la operación se salda con diez muertos y unos 30 heridos. En Odesa, lloran a los muertos del viernes. Todo empezó con una concentración de hinchas de fútbol proucranianos que acabó en batalla. Los prorrusos la quisieron reventar pero cuando se dieron cuenta estaban acorralados y se refugiaron en el sindicato. El edificio ardió como una pira tras recibir el impacto de varios cócteles molotov. Pronto se convirtió en un horno y más de cuarenta personas murieron dentro, al menos cuatro de ellos tras lanzarse desde lo alto del edificio. Otro episodio de esta crisis ocurrió cuando unos mil prorrusos asaltaron este domingo la comisaría central de policía. Exigían la liberación de 67 detenidos el viernes. Lo consiguieron. Acabaron saliendo del calabozo como héroes. Por ello, decenas de agentes renunciaron a su uniforme. Kiev ha destituido a toda la cúpula de la policía de Odesa y ha puesto en marcha una investigación para aclarar la dramática sucesión de los hechos del viernes negro.