Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin, Merkel y Hollande se comprometen a trabajar en un plan conjunto para Ucrania

Merkel y Hollande se reúnen con Putin para presentar su plan de paz para UcraniaEFE

Los presidentes de Rusia y Francia, Vladimir Putin y François Hollande, respectivamente, y la canciller alemana, Angela Merkel, se han comprometido a trabajar en un plan conjunto para solucionar pacíficamente el conflicto en el este de Ucrania. La propuesta incluye un alto el fuego y la retirada de armamento pesado además de otras del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha informado de que, después de más de cinco horas de "conversaciones constructivas", los tres líderes internacionales han decidido trabajar en un plan conjunto para implementar el acuerdo alcanzado el 5 de septiembre en Minsk, que incluye un alto el fuego y la retirada de armamento pesado.

"A partir de las propuestas hechas por el presidente francés y la canciller alemana, se realiza un trabajo conjunto para elaborar un posible documento sobre la aplicación de los acuerdos de Minsk", ha dicho Peskov a la prensa.

El funcionario ruso ha explicado que este texto "incluiría propuestas del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko", que el jueves se reunió con Hollande y Merkel para --según diversas fuentes-- revisar los acuerdos de Minsk.

Esta revisión estaría basada en 12 puntos entre los que destacan la delimitación de las zonas de conflicto y de los frente ucraniano y prorruso en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, de acuerdo con la agencia de noticias rusa Sputnik.

Además, Peskov ha informado de que Putin, Merkel y Hollande han acordado seguir en contacto para elaborar este plan conjunto para Ucrania, adelantando que su próximo contacto será el domingo vía telefónica.

Escalada militar

Esta ronda de contactos internacionales obedece a la preocupación de Estados Unidos y los líderes europeos por la escalada militar en Ucrania, donde los combates se han recrudecido en las últimas semanas en torno a Debaltseve.

Los separatistas prorrusos han lanzado una ofensiva para capturar Debaltseve, una ciudad estratégica porque está situada entre Donestk y Lugansk y permitiría conectar por tren estos dos bastiones rebeldes del este de Ucrania.

Kiev ha denunciado un mayor flujo de tropas y equipos rusos, algo que el Kremlin niega tajantemente, mientras Estados Unidos sopesa la posibilidad de enviar "armas letales" a las fuerzas del Gobierno de Poroshenko.