Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aventura de cruzar el Atlántico sólo con globos

Dicho y hecho, en medio de una ligera niebla y tras un largo beso con su novia, Jonathan, de 39 años, ha salido dispuesto a surcar el océano con un entusiasmo envidiable. Con expresión de intrépido llanero solitario se ha lanzado a surcar los aires en su frágil aeronave: una balsa salvavidas atada a 470 globos a tope de helio. Con ella se propone aterrizar en París. Son 4000 kilómetros que debería recorrer en seis días. Volará a entre 5000 y 7500 metros sobre el nivel del mar. Para descender irá liberando los globos poco a poco. Esperemos que no le pase como a un cura brasileño que se lanzó a la aventura con un puñado de globos y murió en el intento. Son efectos colaterales de la película Up, que encandiló a medio mundo y encontró imitadores en la vida real. Pero no es la primera vez que Jonathan, de 39 años, se lanza a la aventura con la sola ayuda de los globos. Ya cruzó el Canal de la Mancha y sobrevoló los Alpes franceses. El hombre está entusiasmado y confía ciegamente en coronar su aventura con éxito...