Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF alerta que hay más de 400.000 niños en riesgo de sufrir desnutrición grave en el norte de Nigeria

El director ejecutivo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Anthony Lake, ha alertado este martes sobre la grave situación a la que tienen que hacer frente los niños en Nigeria, donde la violencia y la falta de alimentos ha provocado que más de 400.000 menores se encuentren en riesgo de sufrir desnutrición aguda grave.
"El violento conflicto que afecta al noreste de Nigeria está dejando a los niños gravemente desnutridos y en riesgo de muerte", ha advertido Lake. La actividad del grupo terrorista Boko Haram en el norte del país ha provocado una grave crisis humanitaria en la región, donde miles de personas se han quedado sin cultivos y son víctimas diarias de la violencia por parte de lo grupos armados.
"En los tres estados más afectados de Borno, Yobe y Adamawa, se ha interrumpido la agricultura y los cultivos están destruidos. Las reservas de alimentos están agotadas y a menudo son saqueadas, y el ganado está muerto o abandonado", ha alertado Lake.
En particular, en el estado de Borno, donde los combates entre los terroristas y las fuerzas del Gobierno han sido más intensos, el 75% de las infraestructuras de agua y saneamiento y el 30% de todas las instalaciones de salud han sido destruidas, saqueadas o dañadas, según ha apuntado el director ejecutivo de UNICEF.
"El impacto sobre los niños es devastador", ha asegurado Lake. "Estimamos que 400.000 niños sufrirán desnutrición aguda grave durante el próximo año en los tres estados afectados. Si no reciben el tratamiento que necesitan, 1 de cada 5 de estos niños morirá", ha añadido. De acuerdo con los datos proporcionados por Naciones Unidas, los casos de diarrea, malaria y neumonía están aumentando en la región, donde la comunidad humanitaria apenas tiene acceso.
La ONU ha informado de que cerca de 75.000 niños pueden llegar a morir de hambre durante los próximos meses si no reciben asistencia humanitaria.
Las fuerzas militares de Nigeria, que cuentan con el apoyo de los países vecinos, han expulsado en estos últimos meses al grupo Boko Haram de las áreas que controlaba anteriormente, lo que ha dejado al descubierto los cientos de personas que viven bajo condiciones de hambruna.
El grupo yihadista ha acabado con la vida de 15.000 personas y ha provocado que más de dos millones hayan tenido que abandonar sus casas durante los siete años de lucha en este país africano.
Lake ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para pedir más fondos y así poder hacer frente a la grave situación humanitaria que sufre la población en la región. "Sin los recursos adecuados y sin acceso seguro, nosotros y nuestros aliados no podremos llegar a muchos niños cuyas vidas corren un riesgo inminente. Lo que ya es una crisis puede convertirse en una catástrofe", ha advertido.