Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF pide 3.345 millones de dólares para atender a 81 millones de personas, incluidos 48 millones de niños

Siria y la crisis de refugiados provocada por el conflicto, Yemen, el lago Chad, Sudán del Sur e Irak, principales destinos de los fondos
El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha pedido este martes un total de 3.345 millones de dólares para atender a 81 millones de personas, 48 millones de ellas niños, en un total de 48 países en 2017, en un momento en que las crisis humanitarias amenazan las vidas y el futuro de los niños más que nunca en la historia.
El llamamiento de fondos, incluido en su Acción Humanitaria para la Infancia 2017, es superior al realizado en 2016, cuando UNICEF solicitó 2.830 millones de dólares, que terminaron siendo 3.190 debido a la escalada en los conflictos en varios países, la continuación de graves crisis humanitarias y el impacto de desastres naturales. De este total, la agencia de la ONU recibió unos 2.320 millones.
Así pues, los 3.345 millones de dólares solicitados a los donantes para poder llevar a cabo sus actividades en 2017 podrían verse aumentados con el paso de los meses en función de cómo evolucionen los conflictos y crisis humanitarias en curso y si se producen nuevos fenómenos de este tipo, además de posibles catástrofes naturales.
PAÍSES DE DESTINO DE LOS FONDOS
Como en años anteriores, la situación en Siria y la crisis de refugiados provocada por el conflicto en los países de la región es la que más recursos requiere, con más de 354 millones solicitados para el país y otros 1.041 para los refugiados y las comunidades de acogida en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía.
Actualmente, estos países acogen a unos 4,8 millones de refugiados sirios de los que 2,2 millones son niños por lo que, según UNICEF, ésta sigue siendo "la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial".
En segunda posición se sitúa Yemen, país que vive desde hace casi dos años un conflicto y que se enfrenta a "una crisis de desnutrición sin precedentes", según la agencia de la ONU, que ha solicitado 236,5 millones de dólares para cubrir las necesidades aquí. Se estima que hay 3,3 millones de niños y embarazadas o lactantes que sufren desnutrición aguda y casi 460.000 niños menores de 5 años que sufren desnutrición aguda grave.
Nigeria y la cuenca del Lago Chad, golpeada por la violencia del grupo terrorista Boko Haram, suponen la tercera mayor partida de fondos solicitada por UNICEF, con más de 252 millones de dólares para Nigeria (146,8 millones), Camerún (23), Chad (57) y Níger (36). Este conflicto ha desplazado a 2,4 millones de personas en la región y en el noreste de Nigeria, la zona más afectada, se estima que más de 400.000 niños están en riesgo de morir por desnutrición aguda grave.
La cuarta mayor partida de fondos solicitada por UNICEF es la destinada a Sudán del Sur, 181 millones de dólares, país que además de un conflicto que se prolonga ya desde diciembre de 2013 se enfrenta a una grave crisis nutricional, con un 31 por ciento de la población en grave inseguridad alimentaria.
Por último, la quinta mayor partida es la solicitada para Irak, de 161,4 millones de dólares. Según resalta UNICEF, la escalada del conflicto ha dejado alrededor de 11 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria y a más de 3 millones desplazadas, de las que 1,4 millones son niños. Actualmente, está en marcha una operación militar para expulsar a Estado Islámico de Mosul, la segunda ciudad del país, lo que ha provocado más de 160.000 desplazados.
EDUCACIÓN, AGUA Y NUTRICIÓN
Por sectores, UNICEF pretende destinar el 27 por ciento de los 3.345 millones solicitados a educación, con vistas a lograr que 9,2 millones de niños tengan acceso a la educación básica formal y no formal.
En segundo lugar, el 21 por ciento de los fondos irá destinado a agua, saneamiento e higiene, con el objetivo de 19,3 millones de personas tengan acceso a agua potable para beber, cocinar y para su aseo personal.
UNICEF prevé destinar el 16 por ciento de los fondos solicitados a nutrición, con el fin de tratar contra la desnutrición aguda grave a 3,1 millones de personas. La agencia de la ONU destinará el 11 por ciento de los fondos a salud para, entre otras cosas, vacunar contra el sarampión a 8,3 millones de niños, y también dedicará el 11 por ciento a protección infantil, con vistas a garantizar que 2,4 millones de niños tengan acceso a apoyo psicosocial.
En el prólogo del informe, el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, ha subrayado que actualmente 535 millones de niños viven en países afectados por situaciones de emergencia, lo que supone "uno de cada cuatro niños" en todo el mundo. "Las crisis humanitarias amenazan las vidas y el futuro de más niños hoy que quizá en cualquier otro momento de la historia", ha incidido.
"Muchos de estos niños son ya vulnerables debido a que viven en la pobreza, carecen de una nutrición adecuada, no van a la escuela o corren el riesgo de ser explotados", ha explicado Lake, defendiendo que "en este mundo de crisis en cascada, nuestra respuesta no solo debe satisfacer las necesidades inmediatas, también debe abordar los desafíos del desarrollo a largo plazo".
En este sentido, ha resaltado que al proporcionar "nutrición en momentos de crisis, no solo estamos salvando hoy la vida de un niño, estamos apoyando su capacidad para aprender más y, cuando sea adulto, para ganar más y apoyar mejor el desarrollo saludable de sus propios hijos".