Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF alerta de que el invierno amenaza la situación de millones de niños en Oriente Próximo

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado este martes de que las bajas temperaturas invernales en Oriente Próximo amenazan a millones de niños afectados por la crisis humanitaria en la región.
La organización ha asegurado que el crudo invierno, con temperaturas heladas y fuertes nevadas, podría dificultar la situación de aquellas familias afectadas por el conflicto en Siria e Irak.
"Los meses de invierno son todavía más brutales para los niños vulnerables en la región", ha asegurado el director regional de UNICEF para Oriente Próximo y el Norte de África, Geert Cappelaere. "Ya están debilitados por meses de desnutrición y falta de atención médica, lo cual les pone en riesgo de sufrir hipotermias y graves infecciones respiratorias debido al frío. Sin ayuda, el invierno podría ser otra grave condena para muchos de ellos", ha añadido.
UNICEF ha informado de que las familias están agotadas después de vivir años de conflicto, desplazamientos y desempleo, que ha disminuido sus recursos económicos, por lo que no pueden adquirir ropa de abrigo ni combustible para la calefacción.
La organización ha puesto en marcha planes de distribución de ayudas en efectivo y kits de invierno, que incluyen ropa, zapatos y mantas térmicas. En Siria, cerca de 50.000 niños han recibido este tipo de kits. Un total de 95.000 niños cuentan con sistemas de calefacción en sus escuelas en Líbano, y en Irak, 38.000 niños y 400 madres embarazadas o lactantes han recibido ropa invernal gracias a UNICEF.
Aun así, la agencia de la ONU ha asegurado que se enfrenta a un déficit de financiación de 36,6 millones de euros, algo que dejará a más de un millón de niños expuestos al frío.