Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF denuncia que miles de niños se encuentran en una situación precaria debido a la inestabilidad en Gambia

La crisis política en Gambia ha provocado que al menos 26.000 personas, la mitad de ellas niños, se encuentren en una situación precaria tras abandonar el país para buscar refugio en Senegal, según ha denunciado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que ha alertado de que miles de menores carecen de acceso a la educación debido al cierre de las escuelas en algunas partes del país.
"El mundo ha centrado su atención en la política sin darse cuenta de que miles de niños y sus familias están atrapados por esta situación tan volátil y perturbadora", ha indicado la directora regional de UNICEF para África Occidental y Central, Marie Pierre Poirier.
"Nuestros equipos en Senegal y Gambia están preparados para garantizar que las necesidades de los niños sean una prioridad a la hora de ofrecer una respuesta a esta situación", ha añadido Poirier, que ha señalado que los planes de emergencia de UNICEF se centrarán en ofrecer ayuda sanitaria, agua y saneamiento a más de 40.000 personas en las zonas fronterizas.
La estrategia de las organizaciones humanitarias para intervenir en la zona incluye un plan de ayuda a las comunidades de acogida, según ha informado UNICEF, que ha señalado que el suministro de agua y los servicios de saneamiento son de vital importancia.
El objetivo es instalar y mejorar unos 300 puntos de suministro de agua potable para que la población desplazada pueda obtenerla a menos de 500 metros de sus hogares temporales. Por otra parte, la agencia de la ONU ha preparado más de 10.000 recipientes y kits de lavado para ser distribuidos entre las familias afectadas.
Varios expertos estiman que 32.000 niños gambianos podrían necesitar apoyo escolar en los próximos meses debido al cierre de las escuelas y a la inseguridad en el país. "Los colegios de Gambia están cerrados y la gente se queda en casa por miedo. Como consecuencia, los niños no están accediendo a la educación", ha aseverado Poirier.
"La educación es esencial para que los niños puedan adaptarse a la situación, por eso estamos haciendo todo lo posible para asegurar que los niños vuelvan a clase y a su vida normal lo antes posible", ha manifestado.