Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF denuncia que al menos 1,5 millones de niños yemeníes están malnutridos

Al menos 1,5 millones de niños sufren malnutrición en Yemen y unos 2,5 millones se encuentran en grave riesgo de padecer enfermedades del tránsito intestinal, según ha denunciado este viernes el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que ha alertado de que la violencia y la crisis humanitaria en el país están poniendo en grave peligro la vida y seguridad de los menores.
Según la agencia de la ONU, la malnutrición aguda afecta a 370.000 niños, que padecen en su mayoría infecciones agudas de las vías respiratorias como consecuencia de los ataques aéreos en el marco de los enfrentamientos que se han producido entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes huthis.
Durante la última campaña llevada a cabo por UNICEF en la zona, unos 600.000 niños menores de cinco años y más de 180.000 mujeres embarazadas y madres lactantes recibieron asistencia médica, vacunación y suplementos vitamínicos.
Según la agencia, la crisis humanitaria sigue siendo terrible. "Hemos aumentado nuestro alcance geográfico a todas las zonas del país, así como la incidencia de las ayudas, lo que nos ha permitido ofrecer asistencia médica a las comunidades más difíciles de alcanzar y las más afectadas por el conflicto", ha indicado el representante de UNICEF en Yemen, Julien Harneis.
La agencia ha denunciado que el esfuerzo médico realizado es de vital importancia para salvar vidas en un momento crítico. Desde que comenzaron las operaciones llevadas a cabo en la región por la coalición liderada por Arabia Saudí en 2015, la situación ha empeorado.
La ONU ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por los constantes ataques contra civiles llevados a cabo en el país, donde el conflicto se ha saldado hasta la fecha con más de 10.000 muertos. El Ministerio de Salud ha anunciado que se han agotado los recursos básicos para la atención médica primaria, lo que supone una gran falta de acceso a medicamentos por parte de la población.
UNICEF, por su parte, ha alertado de que el sistema de salud yemení "pende de un hilo" y ha advertido de que "los programas de difusión resultan útiles pero no son sostenibles a largo plazo". "Las campañas de difusión no pueden atender por sí mismas las necesidades de la población. Es necesario que el sistema se ponga de nuevo en pie", ha aseverado Harneis.