Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF alerta de que la vida de 400.000 niños está en peligro en Nigeria por la falta de alimentos

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado este jueves de que la vida de más de 400.000 niños en Nigeria corre grave peligro debido a la falta de alimentos, a raíz de la crisis humanitaria que ha provocado el grupo terrorista Boko Haram en el noroeste del país.
A medida que la comunidad humanitaria internacional está logrando acceder a nuevas zonas del noroeste de Nigeria, antes bloqueadas por el terrorismo de Boko Haram, se está poniendo de manifiesto la dimensión real de la crisis. Gracias a la reciente apertura de varias zonas en la región, UNICEF ha podido tener acceso a 750.000 personas que se encontraban atrapadas por la oleada de violencia.
La agencia de Naciones Unidas ha denunciado que alrededor de 400.000 niños menores de cinco años se encuentran en riesgo de sufrir desnutrición aguda grave en al menos tres estados de la región. Más de cuatro millones de personas se enfrentan a una grave escasez de alimentos y más de 65.000 personas sufren inseguridad alimentaria grave, la mayoría de ellos en el estado de Borno.
"Las vidas de los niños están literalmente pendiendo de un hilo", ha afirmado el director de los programas de emergencia de UNICEF, Afshan Jan. "Estamos llegando a zonas a las que antes no se podía llegar con asistencia humanitaria crítica, pero necesitamos mayor apoyo internacional", ha explicado.
De los 115 millones de dólares que ha solicitado UNICEF para hacer frente a la crisis humanitaria y poder asistir a los miles de niños en situación de emergencia humanitaria, sólo ha recibido 28 por parte de sus donantes internacionales.
Por otra parte, UNICEF ha denunciado que la destrucción de ciudades y pueblos por parte de los milicianos de Boko Haram está complicando mucho la labor de la comunidad humanitaria. El 60 por ciento de los centros de salud han sido total o parcialmente destruidos.
Casi un millón de niños son desplazados internos en Nigeria, de los cuales cientos de miles necesitan apoyo psicológico urgente debido a "los horrores por los que han tenido que pasar". La falta de acceso de las ONG en Nigeria, por otra parte, ha dado lugar a un brote de polio en el estado de Borno, donde entre agosto y septiembre se han confirmado tres casos del virus.