Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNESCO condena el asesinato en Maldivas del destacado bloguero Yameen Rasheed

La directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova, ha condenado este miércoles el asesinato del bloguero Yameen Rasheed, apuñalado hasta la muerte el domingo en su vivienda en la capital de Maldivas, Malé.
En su comunicado, ha reclamado a las autoridades de Maldivas que "garanticen que el Estado de derecho es respetado y que los responsables de este asesinato son llevados ante la justicia".
"Los periodistas deben poder llevar a cabo su trabajo sin miedo y contribuir a un debate democrático informado", ha remachado Bokova.
Rasheed, de 29 años, era un influyente crítico que publicaba artículos en su página web, The Daily Panic, donde abogaba por la justicia social y denunciaba la corrupción del Gobierno del país, así como a los movimientos islamistas del país.
En su cuenta en la red social Twitter --en la que figura como seguidor el expresidente estadounidense Barack Obama--, el bloguero se describía como "un escritor desobediente".
Zaheena Rasheed, amiga de Rasheed y editora del portal de noticias Maldives Independent ha asegurado que el bloguero había recibido varias amenazas de muerte, que había denunciado a la Policía.
El martes, el jefe de la organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF) para la región Asia-Pacífico, Benjamin Ismail, resaltó que Rasheed "encarnaba la libertad de información, el pensamiento humanista y los valores democráticos en Maldivas".
"Reclamamos al Gobierno del presidente Abdulá Yameen que arroje luz sobre este horrible crimen y que haga todo lo posible para garantizar que no queda sin castigo", agregó.
Por último, manifestó que "cualquier restricción a las fuentes disponibles para la investigación será considerada como una aprobación tácita del Gobierno al asesinato de uno de sus más destacados críticos".