Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNESCO acoge la sentencia "histórica" del TPI sobre la destrucción del patrimonio en Tombuctú

La sentencia del Tribunal Penal Internacional (TPI), que ha condenado a nueve años de prisión a Ahmed al Faqi al Mahdi por la destrucción de nueve mausoleos en la ciudad maliense de Tombuctú, supone una decisión "crucial e histórica en aras de acabar con la impunidad ante la destrucción del Patrimonio de la Humanidad a nivel mundial", según ha destacado la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
La resolución supone un gran paso hacia una mayor incursión de la justicia internacional, la paz y la reconciliación en el país, según ha resaltado la UNESCO, que ha señalado que la decisión respalda el compromiso del tribunal a la hora de acabar con este tipo de crímenes de guerra.
"La sentencia supone un punto de referencia a la hora de ganar reconocimiento sobre la importancia del Patrimonio de la Humanidad no sólo para todos sino también para las comunidades que lo han preservado durante siglos. Además, muestra el apoyo a la convicción por parte de la UNESCO de que el patrimonio juega un gran papel a la hora de reconstruir la paz en lugares de conflicto", ha señalado la directora general de la agencia de la ONU, Irina Bokova.
El tribunal ha hallado culpable a Al Faqi de haber incurrido deliberadamente en un crimen de guerra al destruir en 2012 una de las puertas de la mezquita de Sidi Yahia, así como nueve panteones que formaban parte del territorio protegido de la UNESCO en Tombuctú.
Según la agencia de la ONU, el caso supone un recordatorio de cómo la protección del Patrimonio de la Humanidad se ha convertido en un asunto que se encuentra muy ligado a la protección de las vidas humanas. Los ataques deliberados contra esos monumentos se han convertido en un arma que persigue la limpieza cultural y la destrucción de las identidades e instituciones, según ha denunciado la UNESCO.
"Inmediatamente después de que se produjera la destrucción de esos lugares, la agencia alertó a la comunidad internacional y captó la atención del TPI para asegurarse de que no había impunidad para los responsables", ha indicado Bokova.
"En un contexto de repetida violencia contra las personas y su patrimonio, esta sentencia del TPI es fundamental para abordar otros casos de extremismo y violencia", ha añadido la directora de la UNESCO, que continúa trabajando para proteger y rehabilitar el Patrimonio de la Humanidad en Malí, así como la diversidad y los Derechos Humanos.