Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNASUR rechaza la decisión de Trump de "humillar" a México al obligarle a pagar el muro

El secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), Ernesto Samper, ha trasladado su "rechazo" a la "desafiante" decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no sólo de construir el muro en la frontera con México sino de hacer pagar al país vecino su construcción.
El nuevo inquilino de la Casa Blanca ha firmado una orden ejecutiva para construir un muro en la frontera común y que financiará, en parte, a través de un impuesto específico, según ha revelado el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.
Spicer ha indicado en declaraciones a la prensa este jueves que el magnate neoyorquino pretende financiar la construcción del muro con un impuesto del 20 por ciento sobre todas las importaciones procedentes de México.
En un comunicado, Samper se ha expresado en nombre de la UNASUR rechazando la "desafiante decisión adoptada por el nuevo presidente de Estados Unidos al imponer al pueblo mexicano la humillante obligación de pagar el aún más humillante muro que se pretende construir para separar físicamente" los dos países.
"Renovamos nuestra preocupación por la tensión de las relaciones hemisféricas", ha señalado en un texto, agregando que las medidas de Trump afectarán a "la seguridad y la calidad de vida" de los latinoamericanos que residen en el país del norte.
Asimismo, ha indicado que también se verán afectadas la seguridad y la calidad del comercio del hemisferio, así como "la paz en Colombia y las posibilidades de reintegración por el nuevo marco de las relaciones con Cuba".
La Casa Blanca ha matizado que el impuesto que Trump impondrá a las exportaciones mexicanas podría ir del cinco al 20 por ciento y que se trata sólo de una primera propuesta con la que el Gobierno pretende recalcar que México pagará el muro de una u otra forma.