Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE sanciona al viceministro de Energía y tres compañías rusas por suministrar turbinas de Siemens a Crimea

Los Veintiocho han sancionado este viernes a tres ciudadanos rusos, entre ellos al viceministro de Energía de la Federación Rusa, Andrey Cherezov, implicados en el suministro de turbinas de gas de Siemens a Crimea en virtud de su política de no reconocimiento de la anexión ilegal del territorio ucraniano por parte de Moscú.
Las turbinas fueron vendidas por Siemens pero para su utilización dentro del territorio ruso, por lo que su transferencia posterior a Crimea constituía "una violación de los términos contractuales" de la venta inicial, ha justificado el Consejo en un comunicado.
Además del viceministro de Energía ruso, los Veintiocho han sancionado al jefe del Departamento del Ministerio de Energía ruso responsable del desarrollo de los proyectos de energía eléctrica en Crimea, Evgeniy Grabchak, y a Sergey Topor-Gilka, director general de Technopromexport, primero como la empresa que compró las turbinas de gas supuestamente para la central eléctrica rusa en Tamán, y actual propietaria, en su vertiente como sociedad por acciones en la actualidad de las turbinas y encargada de trasladarlas a Crimea.
Ambas empresas han sido sancionadas igualmente por la Unión Europea junto con la empresa Interavtomatika, que acabó instalando las turbinas en Sebastopol y Simferopol.
Los tres ciudadanos rusos tendrán prohibida su entrada a la Unión Europea y, al igual que en el caso de las empresas sancionadas, sus activos bajo jurisdicción europea quedan congelados desde este mismo viernes tras la publicación de las sanciones en el Diario Oficial de la UE.
Los Veintiocho consideran que con su acción todos han contribuido a "establecer un suministro de energía independiente en Crimea y Sebastopol", lo que constituye "un apoyo a su separación de Ucrania y menoscaba la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania".
La UE ha introducido sanciones comerciales y ha restringido la inversión en sectores clave en Crimea en virtud de su política de no reconocimiento de su anexión ilegal por Rusia. Entre otros, ha prohibido el suministro de tecnologías clave para proyectos de infraestructura en Crimea como las turbinas de gas, que son clave para desarrollar nuevas centrales eléctricas.
Las sanciones de la UE contra Crimea, que fueron introducidas en 2014 y han sido recientemente prolongadas hasta el 15 de septiembre de 2017, afectan ya a un total de 153 personas y 40 entidades.