Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE niega que vaya a reducir su ayuda para Afganistán si no acepta de vuelta a miles de irregulares

La Unión Europea ha rechazado de plano que vaya a reducir su ayuda financiera para Afganistán si no acepta de vuelta a miles de sus nacionales en situación irregular en Europa, tal y como reveló esta semana el diario 'The Guardian' en base a un documento interno.
"No hay ningún ultimátum secreto de la UE a Afganistán para aceptar a 80.000 deportados o perder ayuda", ha zanjado una fuente de alto nivel de la UE.
El diario británico informó del plan en base a un documento restringido elaborado por el Servicio Europeo de Acción Exterior y la Comisión Europea, que data del 3 de marzo, en el que reconocía que "la inmigración irregular de origen afgano en 2015 a la UE alcanzó un nivel sin precedentes de 213.000 personas", solo por detrás de sirios e iraquíes y que, a pesar de que la aceptación de las demandas de asilo de afganos subió hasta el 60% por el empeoramiento de la situación de seguridad en el país, "más de 80.000 personas podían potencialmente ser devueltos en el futuro próximo".
"La UE debería subrayar que para alcanzar el objetivo de la Conferencia de Bruselas de recabar compromisos financieros en los niveles actuales o cercanos es crítico que haya un progreso sustancial en las negociaciones con el Gobierno afgano sobre inmigración a principios de verano", señalaba el documento restringido, que admite el interés de la UE en atajar "la inmigración irregular, en participar a través de los retorno y readmisión efectivos de los ciudadanos afganos en situación irregular en la UE".
En el documento, el Servicio Europeo de Acción Exterior y la Comisión Europea admitían "un elevado riesgo de más flujos migratorios a Europa" de afganos por "el deterioro de la situación en Afganistán, así como la presión sobre los afganos en Pakistán e Irán" para marcharse. Pakistán acoge a 2,9 millones de refugiados afganos e Irán, a 2.5 millones, mientras que Turquía acoge al menos a otros 100.000.
"En los últimos meses hemos tenido una cooperación muy buena entre socios maduros para hacer frente a la inmigración de una forma completa y esto incluye la prevención de la inmigración irregular, combatir el tráfico y garantizar un retorno digno de los inmigrantes irregulares, así como la reintegración en la sociedad", ha rebatido la fuente de alto nivel europea.
CONFERENCIA DE DONANTES DE BRUSELAS
La UE y sus Estados miembros prevén mantener su nivel "actual" de ayuda para Afganistán, unos 1.000 millones de euros anuales, una cifra de ayuda que esperan mantener hasta 2020, ha confirmado otro alto cargo europeo.
Se espera que en la conferencia de donantes organizada por la UE y el Gobierno afgano los próximos días 4 y 5 de octubre en Bruselas la comunidad internacional mantenga su ayuda para Afganistán en los niveles actuales o próximos, es decir, unos 4.000 millones de dólares de "referencia".
"Mantendremos nuestro esfuerzo (de ayuda). Quizá otros donantes vengan con una contribución ligeramente reducida (a su ayuda actual). Es muy difícil decir donde estamos. Por ahora se han superado los 3.000 millones (de dólares) pero no sabemos hasta donde llegaremos", ha explicado una fuente europea, que ha admitido que el Banco Mundial calcula que la ayuda de la comunidad internacional debería estar "más cerca de 4.000 que de 3.000 millones" para responder a las necesidades del país, aunque se espera canalizar más ayuda directa a través de las arcas del Gobierno afgano para ganar en eficiencia y evitar que esta pase por "toda una serie de intermediarios".
La UE firmará un contrato de apoyo a la consolidación del Estado de 200 millones de ayuda, ligado a avances en áreas como la lucha contra la corrupción en el país y que se canalizará a través del Gobierno de Kabul, durante la conferencia de Bruselas, a la que asistirán más de 70 países y 25 organizaciones internacionales, incluido el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el presidente afgano, Ashraf Ghani, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.