Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE creará en los próximos meses un grupo de expertos para atajar la propaganda del Estado Islámico

El Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, pondrá en marcha en los próximos meses un grupo de expertos para combatir la propaganda del Estado Islámico y promover la comunicación positiva de las políticas de la Unión en los países del Norte de África, el Magreb y Oriente Próximo.
El servicio creará así un grupo de expertos similar al que puso en marcha en septiembre de 2015 para combatir las campañas de desinformación promovidas fundamentalmente por medios pro Krelim contra la Unión Europea y que actualmente cuenta con once expertos.
El Servicio Europeo de Acción Exterior está en fase de reclutar ahora a los expertos y se espera que los primeros puedan incorporarse en el primer trimestre del año. Si todo va bien, podrían estar ya operativos antes de abril, según fuentes conocedoras. Se espera que el grupo pueda contar con cinco o seis expertos este año.
La idea es que el nuevo equipo contribuya a promover un mejor entendimiento del trabajo de la Unión Europea en los países del vecindario y promover la comunicación positiva en árabe y las lenguas locales y atajar la propaganda del Estado Islámico, incluido contrarrestando sus narrativas.
El nuevo equipo reforzará la cooperación con los Estados miembros en este ámbito, algunos de los cuales ya están haciendo bastante en este terreno, por ejemplo la célula contra el Estado Islámico creada en el Gobierno británico.
2.500 CASOS DE DESINFORMACIÓN
El denominado East StratCom Task Force, o grupo de trabajo para la comunicación estratégica en el este, cuya creación fue reclamada por los líderes europeos y hoy cuenta con una red de 400 voluntarios en 30 países, ha detectado hasta ahora unos 2.500 casos de desinformación promovidos por medios pro Krelim como 'Russia Today' y 'Sputnik', aunque también vienen de trolls y otras plataformas de medios menos conocidas, según fuentes familiares con el trabajo del grupo, que da por hecho que la dimensión del problema es mucho mayor.
La propaganda o desinformación que detectaba el grupo cuando comenzó a operar se centraba exclusivamente en Ucrania, pero más recientemente el equipo ha detectado un creciente número de casos de desinformación contra la UE y sus políticos, en particular contra la canciller alemana, Angela Merkel, la dirigente política europea más afectada por la desinformación prorrusa, a la que se la ha acusado de estar implicada incluso en los ataques terroristas de Bruselas y París y también se ha ligado la amenaza terrorista a la gestión de la crisis migratoria por parte de Alemania.
El equipo ha concluido que las campañas de desinformación forman parte de la política del Gobierno ruso y de su doctrina militar y que utilizan propaganda para desestabilizar o minar Occidente, que va desde el revisionismo histórico, pero también las teorías conspirativas e incluso amenazas de ataques terroristas, como ocurrió en Países Bajos en caso de que la población no rechazara en referéndum el acuerdo de asociación y de libre comercio entre la UE y Ucrania.
El objetivo de estas campañas es claramente confundir y provocar divisiones en la UE y entre sus Estados miembro, entre otros para dificultar y ralentizar la toma de decisiones, pero también podrían tener un impacto a la hora de influir en la intención de voto en las próximas elecciones en Países Bajos, Francia, donde el equipo también ha detectado mucha desinformación centrada en la crisis migratoria y su vinculación con el terrorismo, y Alemania.
El equipo, que ha constatado por ejemplo un tratamiento sesgado en la cobertura de medios pro Krelim sobre el 'Brexit' o las elecciones presidenciales austriacas, admite que las campañas de desinformación y las falsas noticias pro Krelim contra la UE representan cada vez más una amenaza doméstica y se necesita una mayor implicación de los Ministerios del Interior y Justicia, así como de los servicios de Inteligencia de los Estados miembro.