Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE ve "preocupante" la congelación de los activos de varios activistas de DDHH en Egipto

La Unión Europea ha alertado de que la decisión de un tribunal de Egipto de confiscar los activos de varios activistas de Derechos Humanos, supone la continuación de "una tendencia preocupante en la restricción del espacio para que opere la sociedad civil en Egipto" tras recordar "la reciente multiplicación de prohibiciones de viaje y congelación de activos impuestos a conocidos defensores y organizaciones de los Derechos Humanos" en el país.
"Los defensores de los Derechos Humanos y una sociedad civil activa desempeñan un papel clave en el desarrollo democrático y económico y ayudan a construir la estabilidad política", ha defendido un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige la alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.
El Departamento de Mogherini ha dejado claro que "resulta esencial que los activistas de Derechos Humanos y la sociedad civil sean libre para operar en un entorno favorable" y que "todas las garantías estipuladas en la Constitución egipcia respecto a la libertad de expresión y asociación sean plenamente aplicadas y respetadas".
El tribunal egipcio ha congelado este miércoles los activos de la directora del Instituto para Estudios Feministas Nazra, Mozn Hassan, el director de la Organización Árabe por la Reforma Penal, Mohamed Zaree, y el director de la Organización Árabe por la Reforma Judicial, Atef Hafez, en el marco de un caso en el que las ONG están acusadas de recibir fondos extranjeros para sembrar el caos.
Los defensores de Derechos Humanos egipcios sufren una de las peores campañas de represión de la historia. Sólo en 2016 los jueces han congelado los activos de siete activistas de Derechos Humanos y han prohibido viajar al extranjero a al menos doce.