Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reitera que Schengen "no está en riesgo" y niega que se discuta expulsar a Grecia

Los refugiados siguen a la espera de un tren que lo saque de GreciaReuters

El comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, ha reiterado este lunes que "no está en riesgo" la continuidad del espacio sin fronteras Schengen, al tiempo que ha negado que exista un debate para expulsar a Grecia de este acuerdo de libre circulación si no controla sus fronteras, tal y como ha planteado Austria.

"Nada así se ha propuesto ni ha sido discutido. Lo que hay que hacer es controlar mejor nuestras fronteras exteriores. Es obvio que los países en primera línea tienen más trabajo y estamos para darles apoyo y ayuda para hacerlo mejor, pero no creo que Schengen esté en riesgo", ha dicho Avramopoulos a su llegada a una reunión en Ámsterdam de ministros de Interior de la Unión Europea.

El comisario ha hecho estas declaraciones a la prensa tras escuchar a la ministra austríaca de Interior, Johanna Mikl-Leitner, asegurar a la prensa a su llegada al mismo encuentro que si la Unión Europea no logra proteger su frontera exterior, serán necesarias medidas adicionales que afectarán al espacio Schengen.

"Está claro que si no podemos proteger la frontera exterior de la UE, la frontera entre Grecia y Turquía, entonces la frontera exterior Schengen se trasladará hacia Centroeuropa", ha aseverado la ministra austríaca.

A juicio de Mikl-Leitner, es un "mito" considerar que Atenas no cuenta con los recursos necesarios para vigilar la frontera helena, por lo que ha instado a este país a "aumentar sus recursos tan pronto como sea posible" y también a "aceptar la ayuda" de sus socios para reforzar ese control.

En cualquier caso, tanto Avramopoulos como Mikl-Leitner han coincidido en insistir en la necesidad de una respuesta coordinada en la Unión Europea para un mayor control de sus fronteras exteriores, en especial con la creación de un cuerpo europeo de fronteras.

"Espero que haya muy pronto decisiones", ha confiado Avramopoulos sobre el cuerpo europeo de fronteras, una propuesta de la Comisión Europea sobre la que los ministros se pronuncian por primera vez en un debate este lunes.
CONTROLES INTERNOS
Además de la vigilancia de las fronteras exteriores los ministros de Interior discutirán cómo controlar el tránsito en la UE de los llamados 'combatientes extranjeros', ciudadanos europeos que viajan a Siria o Irak para ser formados por yihadistas y regresan a Europa con el objetivo de atentar.
Los ministros deben explorar las posibilidades que permite Schengen para mantener el control dentro de la Unión Europea, ahora que hasta siete de los 26 Estados miembros de este espacio de libre circulación han reintroducido controles sistemáticos en sus fronteras interiores.
Alemania, Austria, Suecia, Francia, Malta, Dinamarca y Noruega cuentan con algún tipo de control reforzado, pero el código Schengen impone que sean medidas temporales y las primeras expirarán en el mes de mayo.
Por ello, los ministros necesitan iniciar la reflexión sobre "soluciones, alternativas", habida cuenta de que al menos Alemania y Francia han dejado claro su intención de no levantar los controles mientras persista la amenaza terrorista.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha alertado del riesgo de introducir "alegremente" controles fronterizos dentro de la Unión Europea y de las consecuencias que ello podría tener para el mercado interior.
"Hoy reintroducimos alegremente los controles en las fronteras, mañana nos daremos cuenta de que ello tiene un coste económico considerable y pasado nos preguntaremos para qué una moneda única si no hay libertad de movimiento", dijo hace días ante el pleno del Parlamento Europeo. Juncker asegura que la vuelta a los controles sistemáticos dentro del conjunto de la UE tendría un coste de unos 3.000 millones de euros.