Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UE ha destinado más de 1.000 millones para refugiados y ha salvado más de 40.000 vidas en Mediterráneo y Egeo

La Comisión Europea ha puesto en valor este viernes que la Unión Europea ha contribuido a salvar "más de 40.000 vidas desde principios de año" en el Mar Mediterráneo y en el Egeo gracias al dispositivo de fuerzas navales europeas sobre el terreno y ha destinado, sólo el año pasado, "más de 1.000 millones de euros para ayudar a refugiados, desplazados internos y proteger a los inmigrantes fuera de la Unión Europea".
"Nuestro objetivo principal es salvar vidas y garantizar la protección de aquellos que necesitan ayuda, de forma humana y responsable", han defendido el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en una declaración conjunta, con motivo del Día Internacional del Migrante que se celebra cada 18 de diciembre. También la suscriben los comisarios de Inmigración, Política de Vecindad, Desarrollo, Ayuda Humanitaria y Justicia.
Los dirigentes comunitarios insisten en que "la protección de los derechos de los inmigrantes y los refugiados y la mejora de su situación, dentro y fuera de la Unión Europea están en el corazón" de la agenda europea y han reafirmado el compromiso de la UE con el Derecho Internacional, insistiendo en que la Unión "está creando un sistema de asilo en Europa más humano, más justo y más eficiente".
"Preservar los Derechos Humanos no sólo es una prioridad sino que es esencial en todo el trabajo que hacemos en inmigración", han insistido en la declaración conjunta, en la que admiten que hay que atajar "las causas de la inmigración, "una mejor gestión" de las fronteras externas de la Unión y trabajar con la comunidad internacional para abordar los desafíos juntos.
Los dirigentes comunitarios han pedido no olvidar "la contribución positiva de los inmigrantes" para el desarrollo y han apelado a los valores europeos de libertad, igualdad y respeto de los Derechos Humanos "que han hecho de Europa un lugar de refugio". "Estamos comprometidos en mantener estos valores mientras continuamos mejorando la vida de los inmigrantes", han prometido.
RESPUESTA GLOBAL
"La inmigración es global, no es un desafío europeo, requiere una respuesta global", han reclamado, incidiendo en que Europa se enfrenta "a los mayores flujos de refugiados e inmigrantes desde la Segunda Guerra Mundial".
En la declaración reivindican el trabajo que la UE está haciendo con la ONU para desarrollar un marco de respuesta global en este sentido. "Juntos, la comunidad internacional debe crear un sistema en el que la gente pueda moverse libremente si así lo decide libremente, de forma segura y legal, en pleno respeto de sus derechos humanos y aspiraciones", han recalcado en el texto, en el que recuerdan que 65,3 millones de personas en todo el mundo están desplazadas de sus hogares por el conflicto, la persecución o la pobreza.
"Cuando hablamos de inmigración, no debemos olvidar nunca la condición humana", han reclamado, recordando que "las condiciones de vida insoportables" por los conflictos o las condiciones económicas o políticas son las que hacen que "millones" de personas en todo el mundo busquen "un futuro mejor y una vida digna" en otro lugar.
Entre otros, han puesto en valor que la UE es el primer donante de ayuda al desarrollo a nivel mundial y el fondo fiduciario para África creado por la Unión, con cerca de 2.500 millones de euros, para atajar las causas en la raíz de la inmigración irregular e "impedir que se sientan forzados a emigrar y permitirles que se queden cerca de casa si lo desean". "La atención especial va para los refugiados en y alrededor de Siria", incluido Turquía, han recordado.
También han defendido el trabajo con los países socios para atajar las causas de la inmigración irregular y combatir a los traficantes de inmigrantes y el apoyo para facilitar la reintegración de los inmigrantes devueltos.